martes 22/9/20

El primer boceto de Natxo

Dos semanas de trabajo y el primer encuentro amistoso del verano han servido para ver las primeras pinceladas del Deportivo que quiere construir Natxo González, un boceto al que seguirá dando forma

El técnico deportivista da instrucciones a Álex Bergantiños en el amistoso del sábado frente al Fabril  | patricia g. fraga
El técnico deportivista da instrucciones a Álex Bergantiños en el amistoso del sábado frente al Fabril | patricia g. fraga

Dos semanas de trabajo y el primer encuentro amistoso del verano han servido para ver las primeras pinceladas del Deportivo que quiere construir Natxo González, un boceto al que seguirá dando forma en la Ciudad Deportiva de Abegondo y en la concentración en Vilalba a finales de mes y que debe estar más definido para agosto, mes subirá el nivel de los partidos de preparación antes de que empiece el campeonato.
El Deportivo se vio obligado a remontar ante el Fabril para no ceder la primera derrota. En un partido con dos tiempos de 35 minutos, el filial se adelantó en el primer periodo en una jugada mal defendida por todo el equipo. Floja presión en la parcela ancha, permisividad por banda y desajustes en la marca. El equipo de Tito Ramallo dio 19 pases seguidos y tuvo un minuto el balón en su poder antes de que Adri Castro culminara en el área, sorprendiendo a Dubarbier, un centro desde la izquierda. Posteriormente, el Fabril falló un penalti cometido por Blas y lo pagó en la segunda mitad. Natxo refrescó a su equipo y fluyó el juego que desea. El Deportivo tuvo profundidad y se sirvió de los centros de Saúl para darle la vuelta al marcador y consolidar la victoria en cinco minutos.

Los desajustes
A la conclusión del choque, Natxo González reconoció que el Deportivo estuvo “bastante desordenado en ataque”, algo con lo que contaba, y explicó que a nivel defensivo van dando “pasitos”.
Desde el primer momento dejó claro que una de sus preocupaciones es el ataque posicional. “Es lo que más horas requiere y las meteremos, por supuesto”, anunció tras las primeras sesiones de la pretemporada.

Dominar registros
El técnico quiere que el equipo sea ecléctico, que sepa “dominar diferentes registros” porque eso le dará “más posibilidades de ganar”. Como se vio ante el Fabril, su intención es tener el balón, pero también estar adaptado para cuando lo juegue el rival.
“Hay que saber adaptarse a las situaciones, saber llevar la iniciativa, tener capacidad cuando nos quiten el balón para salir con velocidad, para eso se busca jugadores de diferente perfil, pero lo más importante es tener en la medida de lo posible el control de los partidos, que no significa tener el balón solamente, sino que se juegue a lo que a ti te interesa que se juegue”, argumentó en una de sus intervenciones.
González trabaja esos conceptos de juego en los entrenamientos en la Ciudad Deportiva de Abegondo.

Apoyarse en el portero
En los entrenamientos de la semana pasada, el cuerpo técnico blanquiazul insistió en la salida de balón desde atrás y en el juego con los porteros. Ante la presión del rival, los defensas pueden apoyarse en los guardametas. Se vio en el amistoso del Fabril cuando Dani Giménez recibió el esférico en una situación comprometida en el primer periodo.

El sistema de juego
También ahí maneja diferentes alternativas el entrenador, pero casi todas son variantes del 4-4-2, ya sea el tradicional o con el centro del campo en rombo. Le gusta jugar con dos arriba. El preparador vitoriano reconoció que en A Coruña pretende mantener la filosofía que desarrolló en Zaragoza.
“La idea general es la misma. Luego, a partir de ahí, puedes distribuir al equipo dependiendo de lo que necesites, con un rombo, un triángulo, dos pivotes... Es importante dominar distintos registros”, insistió tras el partido con el filial blanquiazul.

Bandas y centros
Uno de los delanteros del equipo, Christian Santos, explicó que el sistema 4-4-2, es adecuado para su juego porque va a generar “muchas oportunidades de llegar a banda y finalizar”. González pretende laterales de largo recorrido que surtan de balones a los puntas. Se vio en la primera parte, en la que Dubarbier tuvo más problemas atrás que en ataque, y en la segunda. Saúl García fue clave en la remontada del primer equipo. l

Comentarios