domingo 29/11/20

Duelo de equipos heridos que buscan alivio en la Champions

El Real Madrid espera certificar de forma matemática el primer puesto del grupo con un triunfo en el Olímpico de Roma que le permita olvidar la debacle en Ipurua

Los jugadores del Real Madrid  Modric, Benzema y Varane, durante el partido ante el Eibar  | efe
Los jugadores del Real Madrid Modric, Benzema y Varane, durante el partido ante el Eibar | efe

El Real Madrid, herido tras volver a las andadas en Ipurua, goleado por el Eibar, quiere una reacción inmediata en el Olímpico de Roma y sellar con un triunfo su primer puesto de grupo matemáticamente para octavos de final de ‘Champions’, ante la Roma tocado y con bajas importantes.

El Olímpico de Roma, lugar propicio para un nuevo resurgimiento del Real Madrid donde ganó en cuatro de sus cinco recientes visitas, es el escenario donde el equipo de Santiago Solari debe levantarse tras el primer tropiezo con el nuevo técnico. Con la peor de las imágenes de su irregular temporada cortó una racha de cuatro triunfos y quiere demostrar que lo de Ipurua fue un accidente.

Tras la vuelta a las andadas y desaprovechando la oportunidad de reengancharse a la pelea por la Liga, la Liga de Campeones aparece nuevamente como un refugio madridista. Ganador de cuatro de las últimas cinco ediciones, el primer objetivo de un nuevo desafío histórico en el camino al Wanda Metropolitano es acabar líder del Grupo G. Lo certificaría el Real Madrid venciendo a la Roma, equipo ante el que firmó su mejor partido de la temporada en la ida, con un contundente 3-0 y un fútbol brillante que no tuvo continuidad con Julen Lopetegui.

El Real Madrid buscará evitar la segunda plaza en la que acabó en las dos últimas ediciones con un once en el que se esperan cambios de Solari tras la imagen dada ante el Eibar. Con las bajas de Keylor Navas, Odriozola, Nacho, Reguilón y Casemiro, saldrá con lo que tiene en defensa y buscará una nueva solución en la figura de medio centro tras el experimento fallido con Dani Ceballos. Kroos cuenta con más opciones de retrasar su posición si no entra un jugador en su demarcación natural como sería Fede Valverde o Marcos Llorente.

La Roma, tocada tras la derrota liguera (0-1) sufrida el sábado contra el Udinese, encara un gran duelo intentando sobrevivir a muchas bajas, entre ellas la de su capitán, Daniele De Rossi. El equipo de Di Francesco tampoco podrá contar con Perotti ni Pellegrini y la presencia del meta Robin Olsen también está envuelta en las dudas. A ellos se suma la casi segura baja de Pastore.

Comentarios