viernes 27/11/20

Duelo de alta exigencia en el estreno del ‘Chacho’ Coudet

El equipo olívico saldrá al campo con el novedoso sistema de juego (4-1-3-2) que quiere implantar su nuevo entrenador tras la destitución de Óscar García
Los gallegos aspiran a sumar tres nuevos puntos que le permitan dar un salto en la tabla clasificatoria  | Jesús Diges
Los gallegos aspiran a sumar tres nuevos puntos que le permitan dar un salto en la tabla clasificatoria | Jesús Diges

El Sevilla y el Celta se enfrentan en un duelo de alta exigencia para ambos equipos, con el reto de los andaluces de enlazar una segunda victoria para escalar hacia la zona alta y el de los gallegos de sumar la segunda en la presente edición del torneo de Liga y, de ese modo, salir de abajo en el debut del argentino Eduardo ‘Chacho’ Coudet en el banquillo celeste.

En el conjunto olívico la visita al Ramón Sánchez Pizjuán constituye la primera prueba de fuego para el novedoso sistema de juego que quiere implantar su nuevo técnico y que no renunciará a sus principios futbolísticos en su aventura en el fútbol español.

El argentino arrancará su etapa en el fútbol europeo con el mismo sistema (4-1-3-2) que tan buen resultado le dio en Sudamérica, primero en su país, donde hizo campeón a Racing, y luego en el campeonato brasileño, donde tenía líder al Internacional de Porto Alegre cuando aceptó la oferta celeste tras la destitución el pasado nueve de noviembre de Óscar García Junyent.

El Chacho no cambiará muchas piezas en el habitual equipo titular de su antecesor, aunque sí variará de sistema para dar mayor importancia a la presión tras la pérdida del balón, una de sus señas de identidad.

El peruano Renato Tapia será el cerebro del equipo en la medular, asumiendo un papel mucho mayor en la creación del juego, al tener que conectar a los dos centrales con la línea de tres volantes, con Brais Méndez y los exsevillistas Denis Suárez y Nolito, que Coudet alineará por detrás de Iago Aspas y Santi Mina.

En la retaguardia viguesa, a pesar de no atravesar por su mejor momento en la presente temporada, el colombiano Jeison Murillo se mantendrá junto al ghanés Aidoo en el eje de la zaga, con Lucas Olaza en el lateral izquierdo y Hugo Mallo, que recuperará la capitanía tras la salida de Óscar García del banquillo del equipo, en el derecho.

Disipar dudas
Los andaluces, con dos triunfos seguidos y muy sufridos en casa (3-2 ante el Krasnodar en Liga de Campeones y 1-0 contra Osasuna), necesitan reafirmarse e iniciar el despegue definitivo para disipar dudas y comenzar con fuerza un durísimo calendario, con once partidos en solamente cuarenta días: siete de Liga, tres de Champions y uno de Copa hasta final de año.

Los de Julen Lopetegui, que ha avisado de la dificultad del Celta, “un buen equipo, de los que mejor juegan” de Primera y “aún más peligroso” por el plus de estrenar entrenador, deberán sobreponerse a las adversidades derivadas de los problemas físicos de varios jugadores o del cansancio acumulado en este parón de hasta nueve internacionales que han estado con sus selecciones.

La mayor incógnita en el once hispalense reside en un indiscutible como Jesús Navas, que es duda por una dolencia muscular sufrida hace dos semanas, aparte de las bajas seguras del delantero Carlos Fernández, tras su positivo por Covid-19, y del extremo Suso Fernández, que llevaba varios partidos de baja y ha vuelto a lesionarse.

El equipo de Nervión, que va con buen paso en la Champions, tiene claro que debe resurgir en la Liga por lo que Lopetegui no puede permitirse el ‘lujo’ de reservar a nadie.

Comentarios