jueves 26/11/20

Derbi naranja en Ourense

El Básquet Coruña olvida la maldición del Paco Paz y suma su tercera victoria de la temporada, segunda consecutiva, con una exhibición en ataque y defensa
Monaghan culminó un gran partido en la dirección con un mate, la última canasta de su equipo en Ourense   | Martiño Pinal/la región
Monaghan culminó un gran partido en la dirección con un mate, la última canasta de su equipo en Ourense | Martiño Pinal/la región

El Básquet Coruña es un equipo joven y con la historia por escribir. En 2021 cumplirá 25 años y no mira hacia el pasado, sino que vive el presente y sueña con un futuro mejor. Sus jugadores olvidaron la maldición del Paco Paz –diez derrotas en doce partidos– y sometieron a un rival con nombre, el Club Ourense Baloncesto, que en los 90 jugó diez temporadas en ACB. Era otra época. 

Tiñó el derbi de naranja el equipo coruñés, dominador pese a la igualdad de las estadísticas. No todo son números y lo demostró el conjunto de Sergio García, que protagonizó una exhibición coral de principio a fin, con acierto en ataque e intensidad en defensa. Sigue en racha el dominicano Dagoberto Peña (15 puntos), apoyado en la faceta anotadora por otros cuatro hombres en dobles figuras: Gary McGhee (14), Gaizka Maiza (12), Osvaldas Matulionis (11) y Justin Raffington (11).

Peña monopolizó los primeros ataques del Básquet Coruña. Sobrado de confianza tras los 25 puntos que anotó la pasada semana en la victoria contra Melilla, no le importó fallar sus tres primeros ataques: dos bandejas y un lanzamiento en suspensión. Insistió, sacó una falta y anotó los dos tiros libres. Y volvió a insistir, se fue un poco más lejos y encestó sus dos primeros triples para un parcial de 5-15 tras el 8-2 inicial de los locales.

La entrada de Zach Monaghan, que aporta criterio y velocidad en la dirección, y la prestación de McGhee, fichado para suplir al lesionado Barro pero que es algo más que un parche, asentaron la ventaja del Básquet Coruña al final del primer cuarto (18-21).

El pívot estadounidense, que las dos últimas campañas disputó la Eurocopa de clubes con el Benfica y el Aris de Salónica, eleva el nivel del juego interior coruñés. Y sorprende por su versatilidad. Empezó el partido con un tapón, terminó como el máximo reboteador (siete capturas, dos ofensivas), aportó en el poste bajo, al contraataque y hasta metió los tiros libres que lanzó.

 El momento culminante de McGhee, dos mates incluidos, coincidió con un 2-11 para el Básquet Coruña al inicio del segundo cuarto, una renta que minimizó el COB con un 6-2, pero que volvió a recuperar el cuadro visitante con un 2-8 apoyado en la irrupción de hombres secundarios y una buena defensa. Se volvió a enganchar el conjunto local, que llegó al descanso por debajo de los diez puntos (35-46).

Enchufados
Entraron muy metidos en el partido los visitantes tras el descanso. Dos acciones de Rolandas Jakstas y un triple de Romaric Belemene dispararon al Básquet Coruña hasta su máxima ventaja (35-53), pero el COB volvió a renacer con un 10-0 de parcial, aunque la alegría le duró poco. Un triple de Peña, una canasta tras robo de Augustas Pecius, y tres seguidas de Raffington devolvieron las cosas a su sitio al término del tercer cuarto (47-65).

El último parcial comenzó con un triple de Javi Vega, el único que faltaba por anotar en el conjunto naranja, que alcanzó los 21 puntos de diferencia y aceptó el intercambio de golpes con el COB, pero la victoria nunca peligró.

Con solo cuatro partidos por los aplazados, el Básquet Coruña ya es cuarto con tres triunfos y una derrota. Sin competición la próxima semana ante el parón por la ventana de selecciones FIBA, el próximo partido será un nuevo derbi, esta vez ante el Breogán Lugo, encuentro aplazado de la jornada 3, el 1 de diciembre en el Palacio de los Deportes de Riazor.

Comentarios