sábado 19/9/20
basquet manresa 70 - 59 basquet coruña

‘Déjà vu’ en el Nou Congost de la mano de Nacho Martín

El Basquet Coruña no pudo repetir el triunfo de la fase regular en el Nou Congost, feudo de un Manresa que se anotó el primer punto de la serie gracias a la defensa y el acierto de Nacho Martín –al igual que en el duelo de Riazor– en los instantes finales.

Flis, exjugador de Manresa, defiende a Nacho Martín, el jugador que propició el arreón definitivo del cuadro del Bagés |  Joaquim Alberch
Flis, exjugador de Manresa, defiende a Nacho Martín, el jugador que propició el arreón definitivo del cuadro del Bagés | Joaquim Alberch

El Basquet Coruña no pudo repetir el triunfo de la fase regular en el Nou Congost, feudo de un Manresa que se anotó el primer punto de la serie gracias a la defensa y el acierto de Nacho Martín –al igual que en el duelo de Riazor– en los instantes finales.

El triple inicial de Nacho Martín, ya con 100 segundos consumidos, dio una pista de por dónde iban a ir los tiros. Por ahí y por la defensa local, que tuvo a los de Gustavo Aranzana sin anotar hasta que Monaghan acertó desde el arco en el minuto 3:48 (4-3).

La escasez anotadora dio paso entonces a un carrusel de rebotes ofensivos en ambas canastas (el Manresa capturó 4 y el Coruña uno más en los 10 minutos iniciales) que, sin embargo, no alteró el equilibrio del duelo. Sí lo hicieron tres triples casi consecutivos de los de Diego Ocampo, que abrieron la primera brecha importante (20-11), déficit al que la ‘marea naranja’ limó un punto antes del bocinazo (21-13).

Segunda sequía
El segundo acto arrancó igual que el primero, con un triple, aunque en esta ocasión de Chuku. Pero a partir de ahí el Coruña padeció otra sequía anotadora. Un mate del propio Chuku que expulsó el aro fue lo más cerca que estuvieron los visitantes de sumar mientras los locales añadían 5 tantos más a su casillero, para alcanzar por primera vez los dos dígitos de renta (26-16).

Cinco puntos seguidos de Flis –que poco después se fue al banquillo al cometer la tercera personal– y una canasta de Sonseca obligaron a Ocampo a pedir su primer tiempo muerto (29-23). Sus pupilos regresaron al rectángulo más agresivos atrás, y fruto de ello Gintvainis robó un balón tras saque de banda para finalizar con una bandeja cómoda y obligar a Aranzana a parar el partido (35-26). Y, de nuevo, sus jugadores solo fueron capaces de reducir un tanto antes del parón largo (38-30).

El Coruña volvió al parquet con marcha y media más, aunque durante bastantes minutos con escaso control. Monaghan resucitó su peor versión: cometió la tercera falta con 47-37 y perdió dos balones casi seguidos. Entre el caos surgió la fiabilidad danesa: 7 puntos consecutivos de Gilling sostuvieron al cuadro herculino, al que descosió de nuevo un triple de Muñoz después de que el BC agotara 24 segundos sin lanzar (55-44).
En el capítulo final, Aranzana se la jugó con quinteto bajo, con Chuku y Flis como interiores y Abia dando intensidad a la defensa. Y funcionó... durante los minutos que aguantó el ruso, quien pidió el cambio con 59-54 en el marcador. Con él se fue Abia, y con este la máxima intensidad defensiva.


Un triple de Sonseca fue el último coletazo naranja (62-57), porque entonces apareció Nacho Martín, que solo había anotado el triple del 3-0, para, con 7 tantos seguidos, alejar a un Coruña demasiado precipitado en varias posesiones clave para continuar en la pelea.

Un pelea que continuará mañana (19.00 horas), con un segundo asalto que el Basquet Coruña debe afrontar con el fuerte convencimiento de que su rival, auque muy fuerte, para nada es imbatible.

Comentarios