miércoles 20.11.2019

El Coruña no debe fiarse de la posición del Canoe

El equipo madrileño, penúltimo con una sola victoria, atesora más potencial que el mostrado en las primeras siete jornadas

El Coruña no debe fiarse de la posición del Canoe

El Basquet Coruña encara esta noche una buena oportunidad de resarcirse del tropiezo en casa ante su bestia negra, el Oviedo, en la visita al vicecolista Real Canoe, aunque el equipo madrileño está, a pesar de su clasificación, lejos de ser una perita en dulce.

Al igual que a la ‘marea naranja’, al equipo que dirige Miguel Ángel Aranzábal la palabra que mejor lo define es irregularidad. Capaz de ganar por 15 puntos al Huesca y de perder por 14 ante el colista Marín, el gran problema del Canoe es su laxitud defensiva: encaja 82.1 puntos por encuentro, 12 más que su rival de hoy, la peor marca de la competición. 

Mala defensa, mal ataque
Un talón de Aquiles que podría verse atenuado por la visita de uno de los tres equipos que no llegan a los 70 tantos anotados de media (los otros son el Melilla y el Marín). 

Las dificultades para ver el aro de los pupilos de Sergio García tienen su origen en tres puntos: la falta de acierto de larga distancia (el BC cierra el ránking con un pobrísimo 25.7%), la falta de pasadores (antepenúltimo en asistencias) y el escaso aprovechamiento de dos de sus puntos fuertes, el rebote de ataque, faceta en que solo lo supera el Granada, y los robos de balón (líder de la tabla). Resulta llamativo que el jugador del BC más inspirado desde el arco esté siendo el exterior ‘menos tirador’, Mathieu Kamba, eso sí, con estimable 38.1% (8 de 21). 

Si algo bueno (o malo) tiene el Canoe es la ausencia de un líder definido. El escolta Kristian Kullamae es su máximo anotador, con 12.2 puntos y un 42.1% en triples. Otro de sus princiaples peligros radica en la puntería lejana de dos de sus interiores, el ala-pívot Tyler Seibring (46.2% de acierto) y el pívot Olaf Schaftenaar (48.4%). Trabajo extra para sus homólogos. Entre ambos aportan 17.2 puntos y 7.2 rebotes. 

El jugador hasta ahora más destacado del Coruña, Perris Blackwell, tendrá un duro examen frente al exbreoganista Herve Kabasele, que si bien no es un dechado de fundamentos (algo de lo que va bastante sobrado el estadounidense), física y atléticamente es una bestia, como demuestran los 2.0 tapones que coloca por partido, la segunda mejor marca de la LEB Oro. 

Lo dicho, el conjunto madrileño no es un chollo, y menos para un Basquet Coruña cuyo número de éxitos conquistados hasta la fecha está por encima de la calidad de su baloncesto. Que no es poco en una liga tan dura como esta, pero la mejoría es necesaria, precisamente por esa dureza.

Comentarios