Con la misma moneda

Lejano queda ya para la retina del aficionado el partido de la primera vuelta disputado frente al Girona. Llegaba entonces el equipo de Pablo Machín sumido en una crisis de resultados.

Lejano queda ya para la retina del aficionado el partido de la primera vuelta disputado frente al Girona. Llegaba entonces el equipo de Pablo Machín sumido en una crisis de resultados. Contaban los gerundenses seis partidos sin ganar y se llevaron los tres puntos en el Abanca Riazor en un partido raro. Penaltis inexistentes pitados para ambas escuadras, dos goles anulados al Deportivo y una derrota que suponía el cese de Pepe Mel y el inicio de un nuevo carrusel de técnicos en el banquillo blanquiazul.
Un descenso a los infiernos por el que los coruñeses abonaron un peaje y por el que quieren ‘pagar con la misma moneda’ a su adversario esta noche a partir de las nueve.

Trayectorias opuestas
Vuelven a verse las caras ambos contendientes, ahora en Primera en Montilivi, y luchando por objetivos muy diferentes. Los blanquiazules, penúltimos, pelean por ser ‘el menos malo’ de los cuatro implicados en el descenso, mientras los gerundenses son séptimos, con 40 puntos, y sueñan con entrar en Europa.
El mejor debutante de LaLiga deslumbra no tanto por la vistosidad de su fútbol como por el pragmatismo y eficacia de su propuesta. Una línea de tres zagueros, fortaleza defensiva, solidaridad en las ayudas y el renacer de Stuani son los ingredientes de la receta del éxito de Pablo Machín, al que el Girona sueña con renovar tras su excelsa campaña.
Un oponente que se muestra intratatable en su campo:  lleva cinco victorias consecutivas y cero goles encajados.
Máxima fiabilidad contra el Deportivo, uno de los peores visitantes del campeonato (solo ha ganado un partido, ante Las Palmas, en la jornada 10) y el equipo que más tantos recibe de la competición (57).

Nuevo esquema
El Deportivo llega esta noche a Montilivi con retoques. Clarence Seedorf ha seguido ensayando esta semana un esquema en forma de rombo para el centro del campo: Sulley Muntari en el interior, Celso Borges por la derecha y Pedro Mosquera por la izquierda, que entra por Emre Çolak, titular ante el Eibar. En la punta del rombo Adrián López para servir juego a la dupla atacante compuesta por Lucas Pérez y Florin Andone.
El delantero rumano, aunque de rebote, marcó de nuevo, aunque los blanquiazules solo salvaron un punto ante el Eibar. Un encuentro del que el técnico holandés sacó conclusiones positivas ya que, con excepción del jugador otomano y de Koval, debido a su sanción, podría repetir once.

Momento clave
Los jugadores eluden muchas veces hablar más allá de este choque o de la importancia que tiene, en este momento del calendario, sumar puntos, a tenor de los temidos rivales del tramo final (Barcelona, Villarreal o Valencia, entre otros). Doce jornadas lleva el Deportivo sin ganar, tres meses que se cumplen hoy sin brindar una alegría a su hinchada.
Si los blanquiazules quieren mantenerse vivos en la carrera por eludir la Segunda División tienen que llevarse el mayor botín de Montilivi, independientemente de las dinámicas o los estados anímicos. Toca ‘pagar con la misma moneda’ al Girona, ante el que comenzó el descenso al abismo. l