domingo 23.02.2020

Una ‘chosca’ que debe quedar en mera anécdota

El 9-3 del martes es la mayor goleada encajada por el Liceo 
en el Palau Blaugrana en partidos del torneo de la regularidad

El exliceísta Pau Bargalló firmó un tercio de los goles del equipo azulgrana en el encuentro liguero del martes  | fcb
El exliceísta Pau Bargalló firmó un tercio de los goles del equipo azulgrana en el encuentro liguero del martes | fcb

La dura derrota del martes en el Palau Blaugrana, el traspié liguero con más goles encajados y mayor diferencia en la historia de visitas del Liceo al recinto azulgrana, no debería ser más que una fea anécdota en esta temporada de resurrección de los playoffs, cuya final, de no mediar una hecatombe, está llamada a tener los mismos protagonistas.

El 9-3 del partido que fue aplazado el pasado 22 de diciembre, a causa de un temporal que impidió viajar al equipo coruñés, iguala en diferencia de goles el 7-1 encajado en la campaña 1995/1996, también con playoffs, resueltos con victoria del Barcelona, por 7-4, en el quinto y definitivo partido de la final contra el Liceo.

Hasta el martes, la mayor cantidad de goles recibida por el conjunto verdiblanco en el Palau era de uno menos: 8-5 en la 88/89 (temporada con dos fases de competición y el Igualada como campeón) y 8-3 en el tercer y último partido de las semifinales de los playoffs de la 06/07, única ronda en la que el Barça cedió un partido tras arrasar en la fase regular, ya que en la final barrería (3-0) al Reus Deportivo.

15 GOLES
La mayor cifra de goles en un duelo entre el Liceo y el Barça se registró en la temporada 91/92: 8-7 para los verdiblancos, cuyo triunfo más holgado sobre los azulgranas es el 9-2 en semifinales de los playoffs de   la 91/92


Sin embargo, la mayor ‘chosca’ verdiblanca ante su eterno rival data de la Copa del Rey 86/87, con el viejo formato de eliminatorias a doble partido, final incluida. Fue en la decisiva, que arrancó en el Palau con un escandaloso 12-3. Más si cabe habida cuenta que el Liceo se proclamó en ese curso campeón de liga, superando en nueve puntos –la victoria entonces valía dos– al Barcelona, que el 25 de enero de 1987 sufría su derrota más dura en Riazor (6-0) en un duelo de fase regular, y de la Copa de Europa y que venía de endosar en semifinales un 10-1 al Noia, tercer clasificado del torneo doméstico de la regularidad.

Los quince tantos anotados en aquel duelo copero entre ambos sí tienen un precedente: en la campaña 91/92, esta vez en Riazor, en partido de la primera fase liguera: 8-7 para el equipo que dirigía Andrés Caramés. Como también hay precedente del Liceo endosando al Barça los mismos tantos que encajó hace dos días: 9-2 en semifinales de los playoffs de la 91/92.

En torneo del KO 84/85, en aquella ocasión con la final disputada en terreno neutral (Palma de Mallorca), el conjunto herculino sufrió su segunda derrota más holgada contra el azulgrana: 7-0.

Nunca el Liceo había encajado, en sus 40 años en la élite liguera, más de ocho goles. Pero sí una docena. En su debut en la primera categoría, en el curso 79/80, en la cancha del Mieres (10-2).

Pero más preocupante que el 9-3 recibido el martes es la dificultad que en los últimos años está teniendo el Liceo para sacar puntos del Palau. La última vez que lo consiguió fue en la 15/16, con un empate a cuatro tantos. La última victoria (1-2) data del lejano 15 de diciembre de 2009.

Comentarios