viernes 19.07.2019

Antes de entrar, dejen salir

El Deportivo aplica esa máxima a la espera de concretar movimientos de salida que puedan liberar tope salarial para no tener que verse en situaciones desesperadas cuando se cierre el mercado

Tres de los jugadores que pertenecen al club gallego y tienen las puertas abiertas para aligerar el coste salarial de la plantilla en Segunda División esta temporada  | aec
Tres de los jugadores que pertenecen al club gallego y tienen las puertas abiertas para aligerar el coste salarial de la plantilla en Segunda División esta temporada | aec

Lo dejó claro el nuevo entrenador del Deportivo en su presentación: “Las gallinas que van saliendo por las que entran, no hay más”. Y en eso está el Deportivo, que aplica una de las máximas de cada mercado de jugadores cuando la tesorería va justa (en este caso, marcada, sobre todo, por el tope salarial). “Dejen salir para luego entrar”, que decía Augusto César Lendoiro (aunque lo aplicó, principalmente, en los últimos años de su mandato).

El Deportivo está pendiente de los movimientos de salida, de aligerar la plantilla y, en consecuencia, liberar parte del tope salarial, pero por ahora solo se han ido del equipo los que han finalizado sus respectivas cesiones o contratos. 

Uno de los importantes ya es historia, el del danés Michael Krohn-Dehli, incorporado  en el mercado invernal de la temporada 2017-18 tras el despido del director deportivo Richard Barral.

Encajar a esos jugadores a los que el director deportivo ya les ha trasladado que no entran en sus planes para la segunda temporada consecutiva en la categoría de plata es un objetivo que se le está resistiendo a menos de una semana para que todos ellos se reincorporen a la pretemporada a las órdenes de Juan Antonio Albacete Anquela.

El míster deportivista ha llegado con la intención de contar con una plantilla de 21 jugadores para mantener a todos enganchados y tirar de la base en caso de necesidad. Por ahora, el club solo ha cerrado la incorporación del central griego Lampropoulos, con el que tenía un acuerdo desde hace meses. Del Pozo, confiando en el ascenso, tenía más jugadores esperando a que el equipo confirmarse su regreso a la máxima categoría en Mallorca para incorporarse al club, pero esos acuerdos cayeron en saco roto.

Situación desesperada
Lo que quiere evitar el Deportivo es verse en una situación comprometida: llegar a las últimas jornadas del mercado con problemas con el tope salarial. La temporada pasada fueron varios los equipos de Segunda que tuvieron problemas para poder inscribir a sus plantillas. Algunos los arrastraron durante la temporada, como el Reus, que fue descendido, y otros lo solucionaron con medidas de urgencia como el Lugo: ampliaciones de contrato a cambio de aceptar reducciones de salario. 

La prudencia económica del Deportivo difícilmente le puede llevar a una situación así esta temporada (más complicadas serán las siguientes si no se asciende), pero no va, ni mucho menos, sobrado. 

Es a lo que se ha visto abocado al continuar en Segunda División y tener que afrontar la temporada con un importante descenso en ingresos por la cantidad que dejará de percibir como seguro del descenso (cobrará una cifra muy inferior a los cerca de 15 que tenía en la primera temporada en Segunda).

La operación salida está en marcha desde el mismo momento en que el Deportivo supo que no iba a estar en la élite en la campaña 2019-20. 

Hacer caja
Jugadores como Fede Cartabia (el AEK le tiene en el punto de mira) o Pedro Mosquera saben que tienen las puertas abiertas para buscar nuevo destino y el club también dispone de la posibilidad de hacer caja por otros integrantes de la plantilla.p Quique González y Edu Expósito son los más apetecibles.

Diego Rolan
Hay situaciones que son inasumibles para el Deportivo actual, como la ficha del uruguayo Diego Rolan.

El charrúa tiene contrato en vigor con el Deportivo, pero ni él quiere jugar en Segunda División ni el club está por la labor de mantenerlo en plantilla con sus emolumentos.

La temporada pasada sirvió al Deportivo para no perder dinero con el uruguayo gracias a sus cesiones al Leganés y el Alavés, pero el rol secundario que tuvo en ambas plazas  ha bajado su cotización en España, pero podría encontrársele acomodo en otro país.

Comentarios