viernes 30/10/20

Ángel David Rodríguez: “No me he puesto como una foca”

Capitán del atletismo español
Ángel David Rodríguez tiene muy claro que tiene muchas ganas de seguir compitiendo en la élite | efe
Ángel David Rodríguez tiene muy claro que tiene muchas ganas de seguir compitiendo en la élite | efe

Ángel David Rodríguez, capitán del atletismo español y en posesión de 22 títulos nacionales de velocidad, se permitió ayer un pequeño lujo gastronómico para celebrar su cumpleaños confinado junto a su pareja, la exatleta Ana Fraile, y su hijo, con mucho teletrabajo y cuidándose para el regreso: “No me he puesto como una foca”, asegura.

“Entreno y me cuido. No engordo, tal vez tengo un pelín más de lorcilla, pero no me he puesto como una foca. Estoy en el peso de competición, lo que he pasa es que he perdido un poco de músculo y he ganado grasa. Hay que tomar menos hidratos, porque te mueves menos”, comentó a EFE desde su casa.

Su menú de cumpleaños consistirá en espaguetis con albóndigas, una copa de vino de Quintana del Pidio (Burgos) y tarta de galleta de chocolate que ha preparado Ana.

Cuando la pandemia pase, se propone “recuperar inmediatamente las ganas de entrenar y el tiempo”, porque su trabajo le deja cada vez menos.

Proyecto televisivo
El explusmarquista español de 100 metros (10.14) trabaja en el grupo Mediapro con un proyecto de “streamings” deportivos mediante un software de seguimiento automático. “Trabajamos con las cámaras y los equipos que utiliza Mediacoach para LaLiga, y aparte nos están saliendo proyectos en campeonatos escolares y otras cosas para deporte en remoto. Las cámaras están en el recinto deportivo, pero la realización y repeticiones se controla desde remoto”, explica.

La situación actual por el coronavirus multiplica las posibilidades de este tipo de trabajo, una especie de “fusión entre lo que había en televisión y muchas herramientas del mundo del videojuego” con el que su equipo hace “un totum revolutum, creando soluciones para clientes”.

“Cuando empezó esto vi que para nosotros era una oportunidad. Quizá para el deporte profesional todavía se tenderá a utilizar la televisión tradicional, pero muchos deportes, por costes y por personal, recurrirán a estas nuevas herramientas”, señala.

Incluso la Federación Internacional de Atletismo (World Athletics) lo hace ya. “El año pasado, todo lo del Mundial de Relevos se hizo desde Australia, donde se recibían las señales de vídeo y se trataba todo en un centro de realización. Desplazas a mucha menos gente que en la clásica unidad móvil tocha”.

Rodríguez, miembro de la Comisión Delegada de la Federación Española así como de la Comisión de Atletas de la Española y de la Asociación Europea, multiplica las reuniones para analizar la situación. “Todas las organizaciones se están moviendo porque el panorama, más allá del COVID-19, va a cambiar, por lo menos hasta que aparezca la vacuna”.

“El creador de la Spartan Race, Joe de Sena, dice que cuando esto pase, más allá de la situación económica, habrá un rebrote al alza de la actividad al aire libre, porque la gente lo que está viendo con esto es que necesita salir”, apunta.

De vez en cuando repasa fotos de cuando era más joven, cuando era un “fideíllo” y le pusieron el sobrenombre de El Pájaro.

Con ganas de seguir
Pero no ha pensado todavía en dejarlo. “Es que me sienta bien. Y no veo tantos resultados, con 40 años, en gente de 200, 400, 800, 1.500, pero sí en 100. Yo creo que el cuerpo aguanta más la velocidad que la resistencia. Justin Gatlin fue campeón del mundo con 37, pero Kim Collins hizo su marca personal con 41”.

“Puedo seguir, pese lo que pase en los Juegos de Tokio. Yo entreno para competir y además me lo paso muy bien. Me ocurría cuando entrenaba en Móstoles con Dunia Martín, y ahora me igual con el grupo de Juan Carlos (Álvarez), en el que siempre hay alguien, como Eusebio Cáceres, que te puede apretar en cualquier entrenamiento, o Pablo Torrijos, si tienes un mal día, te moja en un entrenamiento de series de 80 metros con poca recuperación, y luego en el gimnasio te dan sopas con honda”.

Entonces, El Pájaro necesita restaurar su rango de velocista puro. “De vez en cuando hay un día en que yo saco el cuchillo. Haciendo multisaltos nos picamos, competimos entre nosotros, somos un grupo espectacular”.

A los atletas jóvenes les aconseja “que hagan lo posible por tener una carrera dual, que además del atletismo estudien o trabajen. Yo ya me comí la crisis del 2008, pero fue cuando empecé a destacar. Vivir del atletismo es complicado. Si eres un Orlando Ortega o una Ana Peleteiro se puede ser atleta al 80 por ciento del día, pero hay que hacer algo más”, reitera.

Confía en que los aplazados Juegos de Tokio puedan celebrarse el año próximo. “Mi entrenador, profesor de fisiología, un genio y un estudioso, piensa que este mismo año habrá vacuna. Este virus no tiene demasiadas diferencias genéticas con el SARS, está identificada la proteína que hace de puerta de entrada y todos los laboratorios están dedicados a esto. Si mandamos al hombre a la luna y hemos descubierto tantas cosas, la vacuna va a aparecer, y entonces habrá Juegos, como en la serie de Black Mirrors, con la pulserita de vacunados”.

“Pero no me preocupan tanto los Juegos”, advierte. “Son un evento que hace visibles a muchos deportes y sin ellos muchos deportes lo van a pasar mal, pero es que se trata de campeonatos de España, carreras populares, gimnasios, lo que practica la gente común. Muchos puestos de trabajo dependen de esto”, explica el capitán del atletismo.

Comentarios