Los 300 partidos de Bergantiños

Algunos de los partidos que disputó el ahora capitán deportivista desde su debut ante el Recreativo de Huelva en 2011 | caf/aec/rcd

Trescientos partidos dan para mucho. Son los que lleva el capitán del Deportivo como blanquiazul. Y eso que Álex Bergantiños fue uno de los debutantes tardíos con el primer equipo deportivista después de haberse formado en la cantera. Tuvo que irse cedido al Xerez, con el que se estrenó en el fútbol profesional (primero en Segunda y después en Primera División), el Granada y el Nàstic de Tarragona antes de poder ponerse la camiseta blanquiazul en un partido oficial tras el descenso del equipo a Segunda División por primera vez en veinte años.


El de la Sagrada Familia totaliza 469 encuentros oficiales, de los que 300 fueron como deportivista. El club le brindó un homenaje antes de que llegara a esa cifra ante el Calahorra en el Estadio Abanca-Riazor. De esos tres centenares de encuentros, 124 acabaron con triunfo deportivista, como el del domingo ante los riojanos, 86 finalizaron con empate y en 90, con derrota.


Bergantiños, que estuvo a punto de marcar en este partido con número redondo, lleva diez goles con la elástica del Deportivo.


Su estreno como blanquiazul se produjo el 27 de agosto de 2011 en la categoría de plata y con una victoria por la mínima ante el Recreativo de Huelva con José Luis Oltra como entrenador el año en que los deportivistas lograron el ascenso con el récord de puntuación que todavía está vigente.


Los primeros goles los celebró ante el Guadalajara (4-0). Aquel día, el 1 de octubre de 2011, marcó dos. También batió al Numancia (0-3) en la recta final del curso.


En Primera División, su primer partido fue ante el Atlético Osasuna (2-0) y su primer gol, al Barcelona (4-5), aunque no sirvió para sumar. Sí ganó su partido 50 como deportivista, ante el Mallorca (1-0).


También ganó el 100, en Segunda División ante el Hércules (3-2) y el 150, frente al Eibar (2-0). En el encuentro 170, ante el Atlético de Madrid, se llevó un gran susto al chocar fortuitamente con Fernando Torres, que quedó inconsciente unos segundos en el césped de Riazor. En el siguiente encuentro, le marcó al Barcelona (2-1), y esta vez sí valió para ganar.


El partido 200 de Bergantiños acabó también con triunfo deportivista ante el Granada y a domicilio (0-1). Esa temporada, la 2018-19, fue la de su regreso a Riazor tras un año de cesión (con opción a quedarse) en el Sporting de Gijón. El capitán dejó helado a Riazor cuando en el partido de ida de la final del playoff con el Mallorca quedó tendido en el césped de Riazor, como le había pasado a Torres, tras un encontronazo. No pudo estar en el choque de vuelta y el equipo se resintió.


El partido 250 se lo ganó al Huesca (2-1) y en el 300, como cada vez que celebra una cifra redonda, volvió a imponerse.

Los 300 partidos de Bergantiños

Te puede interesar