Miércoles 26.06.2019

Los trabajadores del MAC empiezan el año sin tener noticias de Naturgy

La empresa solo informó a la plantilla del cierre y los diez empleados acuden a sus puestos a la espera de directrices

La 15 Mostra de Arte Naturgy fue una de las últimas muestras que acogió el MAC | AEC
La 15 Mostra de Arte Naturgy fue una de las últimas muestras que acogió el MAC | AEC

Si uno pincha en la web de la Fundación Naturgy, en lo relativo al Museo de Arte Contemporáneo (MAC) todavía puede ver las últimas tres exposiciones, pero en el apartado de “futuras” aparece un espacio en blanco. Pasa lo mismo en la parrilla de actividades previstas para enero y en esa tesitura se encuentran los diez trabajadores del centro, que no obtuvieron de la empresa más notificación que la del cierre. Sin coletilla siguiente, la plantilla se enfrente a un lienzo vacío. 

Asisten puntuales a sus puestos de trabajo y si bien los que se dedican a las exposiciones están ocupados estos días desmontando y enviando por transporte las piezas de las que se mantuvieron abiertas hasta el 30, los demás archivan documentos y esperan a que suene el teléfono donde les expliquen nuevas directrices por parte de la compañía eléctrica. 

Por otra parte, el museo, sin luz ni actividad, está a la espera también de que lleguen noticias desde María Pita. El Gobierno local aseguró la semana pasada que reanudarán las negociaciones con Naturgy tras las fiestas, pero que hasta el momento la firma no ha movido ficha en cuanto a la opción de traspasar el proyecto a manos municipales. Esta es la intención del equipo de Xulio Ferreiro, que piensa en darle una nueva proyección al MAC siguiendo otros modelos que cobijan la impronta más contemporánea y con la ayuda de Diputación y Xunta. De hecho, alegan que ya tienen una partida reservada para tal fin. El concejal de Culturas, José Manuel Sande, destacó hace días que lo importante no era tanto la colección, a la que se le puede poner patas e itinerarla, sino lo que sucedía dentro, que no se debe perder. El Ayuntamiento y la Xunta siguen buscando una salida para que las obras no se marchen de la ciudad y que si el museo se cierra, que sea solo un parón temporal.
Convocatoria

En este sentido, A Colectiva, la Asociación Profesional de Artistas de Galicia, y la agrupación Alexandre Bóveda convocaron el pasado viernes una concentración para pedir que la luz de la cultura en la ciudad no se apagase. Fue el último grito del año, pero aseguraron desde el colectivo de creadores que tomarán la premisa para continuar defendiendo un legado que va más allá de las 700 obras que pueblan sus fondos. La artista Iria do Castelo recordó desde un atril que la vida que tenía era gracias a la formación y el acceso que tuvo a los de su especie en la avenida de Arteixo y que le daba hasta vergüenza contar que en su ciudad hubo un museo de arte contemporáneo, pero lo cerraron. 

Compañeros de Alcoa repartieron suerte y algunos de los usuarios pusieron en valor la programación que desde el centro despachaban y que atendían a públicos distintos, desde niños a grupos con necesidades especiales. Por todo eso, el anuncio de Naturgy supuso un levantamiento general de la sociedad coruñesa, que no está dispuesta a que le den al interruptor de uno de los focos principales de la cultura.

Comentarios