sábado 06.06.2020

Santiago Gamboa | “Colombia es una noticia en desarrollo, y lo es desde que yo nací hace 54 años”

ESCRITOR Esta tarde visita la UNED para presentar su última novela, “Será larga la noche”, una obra en la que trata de hacer una suerte de foto fija de la realidad que se vive en su país natal y de sus problemas
Santiago Gamboa estará en el salón de actos de la UNED a las 18.30 horas | Cristhian Mosquera
Santiago Gamboa estará en el salón de actos de la UNED a las 18.30 horas | Cristhian Mosquera

Echando mano de la novela negra, Santiago Gamboa hace una radiografía de su Colombia natal y de los problemas que vive en la actualidad. Así se muestra en “Será larga la noche”, su última obra, con la que esta tarde, a las 18.30 horas, visita el ciclo “La creación literaria y sus  autores” que se celebra en la UNED.

Utiliza para el título una cita del escritor gallego José Ángel Valente.

Sí, es un verso muy bonito que dice “Cierra bien la puerta, hermano, será larga la noche”. Y luego sigue, es un poema más largo, pero esas dos frases me hacen pensar siempre en la protección y en que algo, afuera, puede alcanzarnos. Para una novela negra me pareció extraordinario. Ustedes tienen grandes autores, José Ángel Valente, a quien, además, tuve la suerte de conocer.

Al leer el libro, da la sensación de que es una visión muy pesimista de Colombia.

Colombia es como todas las sociedades. Son sociedades que conviven con las cosas buenas y con las cosas malas, con los problemas y con las soluciones... Pero no hay ninguna solución que sea definitiva, ni ningún problema que sea fulminante. Yo siempre digo que Colombia es una noticia en desarrollo, pero lo es desde que yo nací, hace 54 años, esa es la imagen que yo tengo del país. Al día siguiente, siempre ocurrirá algo que te va a cambiar lo que habías comprendido. Pero uno escribe novela negra para fijarse en los problemas, porque los motivos de alegría, esos no necesitan ser escritos, ni ser analizados, porque la alegría y la felicidad son fines en sí mismo. Pero sí, es cierto, ahora mismo tengo una mirada sombría, tengo miedo de que las cosas buenas que se lograron con el acuerdo de paz se dañen.

En Colombia, si tú haces una crónica de la realidad, lo más seguro es que te salga una novela negra, es lo que yo llamo una novela negra involuntaria

Pero en la novela se centra en las iglesias evangélicas.

Yo creo que están acabando con la democracia. Las iglesias evangélicas son un problema de seguridad nacional, no solo en Colombia, también en Brasil y en otros países de América Latina, en Estados Unidos también, las iglesias evangélicas están detrás de un tipo como Trump o detrás de un monstruo como Bolsonaro. Es muy peligroso lo que está pasando, y lo que puede pasar.

En un pasaje de su novela habla de que son un retroceso a la Edad Media.

Sí, aunque cada vez pienso que esa expresión debería matizarla un poco porque, en el fondo,  comparado con ciertas cosas que veo, la Edad Media tampoco estaba tan mal (risas). Además, había muy buena literatura, “La Celestina”, Gonzalo de Berceo... tampoco tenemos que tener una idea tan negativa de la Edad Media. Pero bueno, todos lo tenemos como un cliché, de retroceso a una época dura. Yo creo que eso es lo que nos espera porque, en términos religiosos, parece que se vuelve a la necesidad de la sumisión, entonces son las religiones las que parece que toman la parte delantera del escenario. Los grandes temas son la religión y el narcotráfico, por eso suelo decir que la guerra final no será entre Rusia y Estados Unidos, sino entre el Estado Islámico y el cártel de Sinaloa.

Para contar todos estos problemas ha elegido la novela negra, pero parece más bien una crónica periodística.

Es una novela negra, pero, como bien dices, abre la puerta a la crónica y ahí te doy la razón, porque imagínate aquí en Colombia, o en Centroamérica, si tú haces una crónica de la realidad, lo más seguro es que te salga una novela negra, es lo que yo llamo una novela negra involuntaria. Es la realidad la que es negra, entonces, si haces una crónica sobre ella, acabas haciendo una novela negra. Pero en mi caso hubo una intención clara de hacer una novela de investigación, en lugar de detective, hay una periodista, con un enigma, una verdad que debe ser revelada. Yo escribí una novela con plena conciencia.

Comentarios