jueves 3/12/20

Los recuerdos de 90 años de la institución benéfica de doña Angelita en Os Castros

Un vecino del barrio, José Carlos Alonso, investigó durante varios años recopilando planos, fotos y documentos del colegio Anxo da Garda y del anterior organismo que prestaba ayuda a los residentes de la barriada
El colegio Anxo da Garda cumple 50 años | quintana
El colegio Anxo da Garda cumple 50 años | quintana

José Carlos Alonso, vecino de Os Castros, investiga la historia de su barrio y, en un momento dado, vio que había material suficiente para un trabajo a fondo sobre la denominada “Institución Benéfica el Ángel de la Guarda” y el posterior colegio Anxo da Garda. 

No contó con que el desarrollo le llevaría tanto tiempo y acabó concluyéndola este año, coincidiendo con el 90 aniversario de la institución benéfica y el 50 del centro escolar. En los diferentes archivos, tanto municipal como el del Reino de Galicia, Alonso fue encontrando diferentes planos de los diversos proyectos que existieron para construir el colegio, desde los que lo proyectaban como una iglesia, hasta el modelo actual. “Pocos colegios han tenido tanta fantasía arquitectónica, tantos intentos de proyecto que se quedaron en nada”, señala Alonso.

Quien creó la institución, hace 90 años, fue la mujer que en el barrio conocen como doña Angelita. Entre los descubrimientos, y anécdotas, de Alonso, se encuentra el haber encontrado a la mujer que cuidó en sus últimos años a la filántropa de Os Castros. “Marisol Moro había trabajado en los anteriores colegios, en el actual, y muchos me hablaban de ella, pero yo pensé que esta señora ya no viviría en la ciudad, o lo haría en otro barrio”, explica el investigador. Pero se llevó la sorpresa de que Moro vivía “al lado mismo del colegio”, no sin antes “colgar carteles de “se busca””, comenta entre risas.

También se nutrió, en menor medida, con recuerdos de los propios de los vecinos y exalumnos, que ofrecieron fotografías y documentos de la época y de la historia de ambas instituciones. También los vecinos y exalumnos aportaron información sobre doña Angelita, por ejemplo, “la mujer del primer director, Ánxeles Penas, se acordaba de ella, porque vivían en el propio centro, porque doña Angelita iba todos los fines de semana a misa al colegio, porque había una capillita”, indica José Carlos Alonso.

Sobre los recuerdos de la creadora de la institución benéfica explica que llegó a contactar con una mujer que vive en Londres, que fue parte del grupo de teatro de doña Angelita, que actuó en el Colón o en el Rosalía, “para recaudar fondos para el colegio”.

Los resultados de toda la investigación que ha llevado a cabo José Carlos Alonso se pueden ver en su blog , en una serie de documentos en los que, además de su narración, se pueden observar copias de los planos de los diferentes proyectos de construcción del colegio, así como las imágenes y recuerdos cedidas por los vecinos, tanto de la institución benéfica, como del colegio.

Escuela del Caldo
Los estatutos de la institución de doña Angelita se crearon en el 29, “eran tiempos de mucha penuria, antes incluso de la guerra”, comenta Alonso. “La escuela ofrecía incluso guardería”, para las familias con muchos miembros.

Señala que muchas familias dejaban a los  más pequeños al cuidado de doña Angelita, otras mandaban a los mayores a que estudiaran, e incluso las había, con pocos recursos, que los mandaban para que pudieran comer, por eso la llamaban “Escuela del caldo”.

Comentarios