Martes 26.03.2019

Pep Bou | “Hacer pompas de jabón es un reto con el que siempre me quedo pillado”

ALQUIMISTA Y CREAEDOR Científico también porque Pep Bou controla las condiciones atmosféricas para echar a sus pompas a volar. En el Colón, a las cinco, uno podrá ver poesía sin palabras. “Experiènces”

El creador cuenta que el clima influye mucho en la espectacularidad de las pompas | aec
El creador cuenta que el clima influye mucho en la espectacularidad de las pompas | aec

Pep Bou creará pompas de jabón esta tarde a las cinco en el teatro Colón. Lleva haciéndolo 35 años desde que un día decidió aparcar los planos de arquitecto y pasó de perfilar contenedores a ser contenido que se mastica en el momento y desaparece. 


El catalán se salió del recuadro para escribir en los márgenes. Probó con varios materiales, con la arena y los espejos, pero se quedó con las burbujas por su capacidad hipnotizadora y el don de ser poesía sin hablar. Así es que convirtió su casa de campo barcelonesa en un laboratorio: “Está muy aislado, con caballerizas donde guardamos todo el material, que es mucho. Está lleno de cosas porque hicimos quince espectáculos ya desde el inicio y hay un overbooking. Creo que eso es buena señal”.
Allí trabajan dos personas en labores administrativas y una compañía de actores que moldean las creaciones al gusto, le ponen colores y a desfilar como si fueran los cochecitos de un tiovivo, en un circuito circular, por ejemplo. Cuenta Bou que los intérpretes fueron en su momento alumnos, pero “ahora ya casi saben más que yo”.

Cuando la factoría está de acuerdo y traza un nuevo plan escénico, lleva sus experimentos a los teatros de la zona donde le ponen pies y caminan, antes de empezar a pasearlos. Pasa que la mayoría de los números tienen lugar más allá de los Pirineos: “Actuamos mucho en Francia y en Asia, nos vamos hasta Sudáfrica y México, por eso que cuando toca viajar por el estado español nos gusta y estamos encantados de volver a Galicia, donde no hacemos muchas giras”.
Pep y su equipo llevan un tiempo sin venir, pero recuerda el último como un espectáculo “genial, donde nos divertimos mucho”. Y es que hay públicos tan diferentes como pompas de jabón pueblan los escenarios. Ocurre que a veces no congenian con la butaca porque sus criaturas no tienen el día y se revelan: “Son incontrolables”. Todo va en función del tiempo. En climas húmedos, las pompas están en su salsa. Flotan mejor que en los secos pero aún siendo húmedos puede que haya un fenómeno en el ambiente que rompa el clímax. 

Composiciones propias
Con Leonardo Brizzi al piano, sus pompas bailarán esta tarde sobre la atmósfera, se moverán al ritmo de composiciones hechas por el músico para la ocasión, una ocasión, que se llama “Experiènces”, donde está parte de la vida de Bou y su pareja de baile puestas encima de las tablas para que la butaca, la pequeña y la grande, sueñe despierta: “El espectáculo es para todos los públicos, no solo para los niños”. El show establece un diálogo entre pianista y pompas, “una especie de relación cómica entre los dos, que se desarrolla  conforme estas van saliendo a rodar, desde el momento en que se hacen y cuando circulan por una elástica”. El humor es por tanto un ingrediente fundamental como el detergente, que es el que hace que una pompa viva más o menos. 


Pep Bou habla de la cosecha del Fairy del 84 como la mejor. Esta marca es, sin duda, la más lograda. Él compra su versión americana dentro de un mercado donde nadie desvela la receta: “Tienen una guerra como las farmacéuticas”. En este punto del proceso, Bou reutiliza la materia prima hasta que ya no vale en una forma de mantener un equilibrio medioambiental. 

Desconoce cuántas puede fabricar en una tarde, tampoco las que creó en su vida porque no le interesan los números. Más bien, la poesía no contada y con eso se queda. Inventa un collar efímero de perlas que estallan. Además, sus pequeñas se convierten en pentagrama cuando no es una espuma de un metro de diámetro al que aplica color con un rayo láser. No se cansa: “Supongo que será lo mismo que un médico que no se aburre de curar”. Cada vez que lo hace: “Es un reto con el que siempre me quedo pillado”. Busca que todas tengan rima y en segundos se evapora.

Comentarios