Nieves Abarca: “Si tuviera que matar, usaría veneno”

La escritora, en el Teatro Colón | quintana

El jueves pasado, el Teatro Colón ofreció su primera sesión de su nuevo ciclo de género negro, el Colon Noir, y proyectaron “Fargo” (las próximas citas son el 21 de abril, “El cartero siempre llama dos veces” y el nueve de junio “Plein soleil”). Tras la proyección, se celebró un coloquio con la escritora de novelas de suspense Nieves Abarca, donde comentaron los lazos que unen el mundo del cine con el de la novela en este género.


¿Quién le debe más a quién?

El cine bebió mucho de la literatura y ahora la literatura bebe mucho del cine. Hitchcock ya lo tocó todo: la angustia, el suspense, la ansiedad por no saber quién es el asesino, si van a matar o no al protagonista...


¿No cuenta con más recursos el cine para crear ese tensión que la literatura?

Yo creo que es lo mismo, el cine es un arte contemporáneo, tiene sus trucos. Pero la literatura tiene siglos, y lo hace todo con la palabra. En los dos cuenta la imaginación, porque al leer lo que haces es disparar la imaginación del lector.


¿Pero las imágenes no son más impactantes?

Una buena novela, lo puedes hacer: Me pasó con la primera entrega de la trilogía Milleninum: las palabras te pueden producir una angustia, conseguir imágenes y en el cine también hay literatura, porque se escribe un guión.


¿Qué me dice de la banda sonora?

Es verdad, eso es muy importante. Hay bandas sonoras que dan miedo, y Hitchcock conseguía fusionar la banda sonora con las imágenes. Basta con recordar “Psicosis”.


Menciona mucho a ese director ¿Es su favorito?

No solo él. También Amenábar con “Tesis” supo crear una gran tensión. Es una de mis películas favoritas, pero a mi me encanta Hitchcock: lo consiguió todo, y sin embargo no fue reconocido por los críticos, nunca le premiaron como se merecía.


El público si le reconoció.

Sí. Me gustan sobre todo sus primeros trabajos. El asesino en serie, el espionaje... Tocó todos los palos, con una técnica cinematográfica increíble.


Pero los criminales no son como los pinta el cine o la literatura. Suelen ser estúpidos.

Hay de todo. Yo he estudiado criminología y hay un montón de crímenes que alucinas con lo inteligente que es el asesino.


¿Por ejemplo?

Zodiac (asesino en serie de California en los años 60, al que se le atribuyen 37 asesinatos) aún no saben quién es. Pero si te pones a mirar, hay unas cosas tremendas. A Angie (María Angeles Molina, mató a una amiga en 2008 y simuló un crimen sexual) la pillaron porque fue una investigación muy buena, pero si ponen a unos policías poco espabilados...


¿Cómo mataría usted?

(Ríe) Si tuviera que matar, siempre con veneno, es un arma de mujer. Con pasear por el monte de San Pedro te encuentras con cicuta y otras plantas amables. Pero hay que hacerlo bien.


¿Qué quiere decir?

Nunca lleves el móvil, porque te seguirán por él. Hoy en día es complicado porque hay cámaras por todas partes. Así descubrieron a los padres en el “caso Asunta”.


¿Qué crimen planea ahora?

Mi próxima novela se ambienta entre A Coruña y San Pedro de Nós. La estoy escribiendo con Vicente Garrido, y hemos hecho una trama diabólica. Y parte de la trama transcurre el barrio de Korea. No puedo decir más.

Nieves Abarca: “Si tuviera que matar, usaría veneno”

Te puede interesar