viernes 20.09.2019

Las miradas a la vida de cuatro artistas se mezclan a través de distintas disciplinas

El óleo, la acuarela, la fotografía y la escultura se van alternando en la muestra del Club 
de Mar San Amaro
“Cuatro miradas” permanecerá abierta hasta el 30 de septiembre | javier alborés
“Cuatro miradas” permanecerá abierta hasta el 30 de septiembre | javier alborés

La manera de ver la vida depende de los ojos que la miren y, en el Club de Mar San Amaro se plantean cuatro visiones diferentes a través de la obra de cuatro artistas que muestran sus percepciones a través de disciplinas diferentes.

Se trata de la nueva exposición del club, titulada “Cuatro miradas”, que permanecerá abierta hasta el próximo día 30 de este mes, y que alberga obras del fotógrafo José Manuel Ojén, de las pintoras Susana de Artaza y Julia Barreiro y del escultor Ramón Crepo.

De Artaza y Ojén mantienen su mirada puesta en el mundo acuático, pero Artaza lo hace de una manera festiva o energética, mientras que Ojén apuesta por mostrar la bravura del mar.

Diferencias

Ojén viaja por los momentos de mayor peligrosidad de ese mar que nos rodea y los plasma en el momento preciso. Las olas de una fuerte marejada rompiendo en la playa o en los distintos acantilados ganan, desde el objetivo de Ojén, un plus de peligro vestido de belleza.

Pero la de Artaza es una mirada más amable, desde la pintura expresionista, en la que muestra el ambiente familiar de niños jugueteando en la playa o a deportistas realizando saltos, sin perder nunca detalle del instante captado y dejando entrever siempre el movimiento.

La de Barreiro es una mirada más intimista, centrada en la sensación y en la emoción, a través de retratos, con o sin cara, pero nunca carente de fuerza ni de color.

Crespo no mantiene solo una mirada, sino que viaja por diferentes mundos y sensaciones, como el marítimo a través de su cargantes, o de la figura humana con sus pies y manos completamente detallados. A través de sus manos, convierte diferentes materiales, como la arcilla o la madera en sus diferentes figuras que viajan desde la abstracción al realismo.

Las obras de estos cuatro artistas se entremezclan en las instalaciones del Club de Mar, declarando nuevas miradas, la del propio espectador, encargado de viajar por las visiones de las piezas creadas por Barreiro, de Artaza, Crespo y Ojén.

Comentarios