domingo 29/11/20

Los jueves del Monty Ambigú acercan el arte de la fotografía en charlas que se retomarán en 2019

Especilistas y profesionales analizarán el género desde los pioneros a los talentos actuales

“Boulevard du temple”, de Louis Daguerre, uno de los pioneros de los que se habla en las jornadas
“Boulevard du temple”, de Louis Daguerre, uno de los pioneros de los que se habla en las jornadas

En Monty Ambigú, los fotógrafos hablan los jueves a las 20.30 horas. Explican el porqué de la magia de darle clic a la cámara en charlas distendidas donde unos se remontan a las primeras tomas y otros a las últimas y entre todos construyen la historia a su manera. Pilotadas por el profesor de la materia en la escuela de Imaxe e Son,
Ángel Cordero, los coruñeses pueden acercarse a este arte de la mano de expertos y profesionales que se peinan las calles en busca del encuadre perfecto y otros que se dedican a enseñar la técnica y su amor por estos trozos de realidad. Empezaron hace unas semanas con el propio Cordero y Nacho Romero y seguirán hoy con Quintana, fotoperiodista de este periódico. 

La última cita de noviembre vendrá de la mano de Cándido Díaz, que contará cómo rescata la memoria de los pueblos a través de lo que encuentra en archivos, imágenes de antes que hace saltar en el tiempo y aunque habrá un descanso para comer el turrón en diciembre, la idea es retomarlo en febrero para continuar hablando de la fotografía, “igual que otros lo hacen de historia del arte, historia de la historia, de historia de las ciudades, nosotros nos vamos a tiempos mágicos y a un papel blanco al que le daba el sol y aparecía una hoja de árbol, de esta magia y otras técnicas”.

Aplacarán a los que postulan que el género es excesivamente realista o a los que sueltan con “¡qué bonita!, si parece un cuadro” porque Cordero cree que la fotografía se merece una consideración aparte, es única en su especie y en el local del Papagayo, además de hablar, se reivindicará su lugar en el mundo.

Ya en 2019, le tocará el turno a distintos especialistas, que se irán a los primeros fotógrafos locales, a José Sellier y anteriores, “a los primeros que hacían su localcito y a pioneros como Blanco y compañía, incluso a desconocidos”, gracias a una labor de recuperación de Jaime Oíza. En su caso, Cordero contó la historia en base a  los que captaron una imagen a propósito y se encontraron con problemas para conservarla hasta que un químico dio con la fórmula. Después apareció Nicéphore Niépce y también Daguerre, que evolucionaron el método. Nacho Romero se remontó a 1840 y la idea es contar la fotografía “sin orden cronológico, a saltos, cogiendo puñados de un lado y de otro porque el rigor reduce mucho el dinamismo de la charla” y lo que se trata es de incentivar el amor por la instantánea. Tomando la página web cadadiaunfotografo.com, Cordero añade que mejor cada hora incluso. Para darle vitamina a la mirada.

Comentarios