jueves 02.04.2020

El huerto y los restos de la naturaleza dan forma a las obras que Riaq Miuq expone en el Colegio Médico

El artista catalán, que lleva afincado en Betanzos unos meses, recupera alguna pieza de proyectos pasados
Riaq Miuq junto a sus obras expuestas en el Colegio Médico | Quintana
Riaq Miuq junto a sus obras expuestas en el Colegio Médico | Quintana

El artista catalán Joaquim Orriols, conocido por su seudónimo Riaq Miuq, expone en el Colegio Médico una serie de máscaras, grabados, dibujos y fotografías en los que une elementos naturales, con ciertos toques industriales, y un fuerte cariz espiritual.

Se trata, tal y como explica el propio Orriols, de un compendio de obras, cuatro máscaras, que compusieron parte de un proyecto que expuso en el pasado en Euskadi, así como una serie de fotografías que narran el trabajo realizado con las caretas.

Además, señala que expone también una colección de dibujos y serigrafías que “representan a las entidades a las que he querido dar forma”. “También traigo una recopilación de diferentes trabajos que he ido realizando en los últimos dos años”, comenta el artista en referencia a los grabados y dibujos originales.

En relación a las máscaras explica que utiliza técnicas tradicionales, “como puede ser la cestería”. Comenta que cultiva sus propias calabazas del peregrino para convertirlas en botellas, “pero también las convierto en máscaras, como las de la muestra”. “Uso también basura que me encuentro por la naturaleza, como alambres o chapas de botella”, añade el artista.

A todo esto le da uso, mezclándolos y conformando sus obras. El origen de esta afición fue nacer en un entorno propicio, como lo fue un pueblo a las afueras de Barcelona, lo que le llevó a investigar sobre los materiales naturales, muchos de los cuales cultiva o tiene previsto cultivar, pero también sobre los industriales, los restos que se encontraban. En definitiva, esta peculiar amalgama nace “de estar en contacto con todo eso”.

Procedencia y proyectos 
Las circunstancias de la vida lo han traído hasta Galicia, concretamente a Betanzos, pero Orriols es catalán y lleva dedicándose al arte “desde pequeño, aunque más en serio desde hace unos cinco o seis años”, dice. 

Al llevar poco tiempo aquí, todavía está “buscando espacios” para establecer un taller, aunque ya está “empezando una huerta” para empezar a cultivar algunos de los materiales que utiliza.

Comentarios