lll

Recibe cada mañana las últimas noticias. REGISTRARME

Recibe las noticias desde Telegram. ÚNETE

Un gran grupo de amigos da con la tecla en Elviña

Luis Correa, presidente del Grupo de Amigos del Acordeón | Javier Alborés

Después de 35 años como técnico de la administración, Luis Emiliano Correa Fernández de Carrascosa (Ribadeo, 1950) disfruta de su jubilación con su Grupo de Amigos. Les une la pasión por el acordeón y de la misma nació una asociación que cuenta ya con casi 70 miembros. Acaban de mudarse al barrio de Elviña, a la plaza del Escultor Mon Vasco. Ahora, su labor como presidente pasa por transmitir a los no iniciados el amor por un instrumento no tan masivo. El próximo lunes 26 de septiembre, el centro cívico del barrio les dará la bienvenida con un pequeño concierto. “Somos entre 60 y 70 socios, con una escuela exclusiva para ellos, y unos 30 alumnos. Estamos en periodo de matrícula y en septiembre hemos empezamos con los cursos”, afirma para los curiosos nuevos vecinos. 
 

Entre sus eclécticas preferencias, Correa apunta al pasodoble y el jazz de la Escuela de Chicago, pasando por sus tiempos mozos en una banda de gaiteiros. Recomienda ‘La princesa del acordeón’ para iniciarse con el que ahora es su compañero inseparable. A pesar de todo, no se considera un talibán de las radiofórmulas o los estilos actuales. “La música está en un momento de fuerza monstruosa. Los músicos de las orquestas clásicas siempre atacaron la música ratonera, pero eso hace posible que se haga afición y salgan grandes músicas”, indica. “Por ejemplo, en Galicia siempre ha habido muchos acordeonistas. Todo empezó porque las bandas de gaitas lo incorporaron. Hay una explosión enorme”, prosigue el presidente de la agrupación. 
 

El Grupo de Amigos del Acordeón tiene un mensaje para los que deseen iniciarse: Fuera complejos. “Cuando uno es adulto, si queremos aprender a tocar un instrumento hay que cambiar de vida”, advierte. “La segunda cosa importante es superar el complejo de imbécil que te entra el primer año. Una vez consolidado, tener el instrumento a mano para poder tocar en cualquier momento que uno tenga libre”, añade.

 

Aprendizaje para niños

La recién llegada asociación, además de compartir su pasión y hacer más cercano un aparato que transporta a fiestas tirolesas o al personaje de Steve Urkel, tiene como objetivo enganchar a los más pequeños con didáctica lúdica. “La música hay que enseñarla con piezas muy saltarinas y, sobre todo, no obligar, sino la mayoría acaba dejándolo”, subraya Correa, que relata así su acercamiento: “Estudié música de niño, fui guitarrista muchos años tocando de oído y escuchando a Los Panchos y grupos de rock. Iba sacando las cosas, pero cuando, con 50 años, empecé a tocar el acordeón, recuperé la música. Aprender sin conocimientos de solfeo es imposible”.
 

El próximo lunes, a partir de las 19.00 horas, llegará el primer concierto en el centro cívico del barrio de Elviña, a escasos metros de su nueva casa.

Un gran grupo de amigos da con la tecla en Elviña

Te puede interesar