miércoles 5/8/20

El final de las concesiones agudiza el conflicto en el sector de las basuras

La Concejalía de Medio Ambiente tiene estos días las manos ocupadas con la basura: ayer la responsable del área, María García, se reunió con el comité de empresa de la concesionaria del servicio de recogida,

El final de las concesiones agudiza el conflicto en el sector de las basuras

La Concejalía de Medio Ambiente tiene estos días las manos ocupadas con la basura: ayer la responsable del área, María García, se reunió con el comité de empresa de la concesionaria del servicio de recogida, Cespa, una hora antes de que los representantes de los trabajadores de Albada, la concesionaria de la planta de reciclaje de Nostián, reclamarán la remunicipalización del servicio como salida a una situación, la de negociación del convenio que el presidente de comité, Julio Martínez, definió como de “alto voltaxe”. Desde el comité aseguran que no quieren un conflicto: “Porque todos sabemos o que pode pasar se hai conflicto e a basura se amontona, dos olores que poden vir á cidade da Coruña se nos vai botar a culpa a nós”. Nestes 20 días o comité emplazada a Albada e mais ao concello para que teñean una reunión e se poñan dacordo”.

Eso sí, recalcó Martínez durante una rueda de prensa en la sede de UGT: “Se nos atacan, ímonos defender”. Y los trabajadores se sienten atacados: el convenio caducó el año pasado, y la negociación no avanza porque, mientras que los trabajadores pretenden que se descongelen sus sueldos, Albada pretende una rebaja en los gastos laborales del 25%. Según las cuentas de los sindicatos, cada uno de los 104 trabajadores perderían 6.500 euros al año, aproximadamente. La parte empresarial tampoco está dispuesta a ceder porque la concesión finaliza y ya ha expresado su intención de abandonar Nostián.

Por ahora, ni siquiera se ponen de acuerdo en la fecha en la que finaliza al concesión. Albada la sitúa en enero del año próximo y el Ayuntamiento, en 2020, a partir de una diferente interpretación del contrato. “Creemos que non se vai marchar moi lonxe. Cando se presenten os novos priegos, vaise presentar outra vez”, apuntó Martínez. Pero el caso es que, sin la fecha exacta, no se pueden sentar para la negociación del convenio, por lo que piden que el Ayuntamiento se ponga de acuerdo con la empresa en ese extremo, en un plazo de veinte días.
Sin embargo, las relaciones entre Albada y Gobierno local no son las mejores, y ya han tenido que acudir a los tribunales en alguna ocasión. “Seguen na súa loita particular e xa van unhas cantas a turrar entre si como dous carneiros, a ver quen lle poñe fin a concesión”, describió Adrián Canosa, otro delegado. Por eso el comité de empresa querría que se remunicipalizara el servicio. “Sería unha boa solución”, apuntó el delegado Ernesto Veciño.

“Limar asperezas”
Mientras tanto la concejala de Medio Ambiente, se reunió ayer con el comité de empresa de Ferrovial Servicios-Cespa SA para tratar de tranquilizarle después de que el Gobierno local no consiguiera aprobar en pleno el pago de varias facturas irregulares a su empresa. “Nos dicen que están tratando de ‘limar asperezas’ con la oposición, pero reconocen la deuda y la pagarán”, explicó el portavoz del comité, Luis Martínez, de STL.
García también comunicó a los trabajadores que el Gobierno local está dispuesto a aceptar las 16 alegaciones al nuevo pliego de condiciones del contrato de recogida de basuras. Solo quedan dos por aprobar: una referente a la recogida de cartón en los polígonos industriales y otra sobre la subida del IPC en sus sueldos, que se tratarán en una próxima reunión. Pero “limar asperezas” con el PSOE para pagar las facturas o con Albada promete ser más difícil de conseguir.

Comentarios