domingo 20.10.2019

Félix Bergés y los miembros de El Ranchito mostrarán los entresijos de los efectos de “Juego de Tronos”

Mundos Digitales acoge mañana la conferencia en la que hablarán sobre como se crearon los caminantes blancos

Félix Berges, durante una conferencia en una de las anteriores ediciones de Mundos Digitales | AEC
Félix Berges, durante una conferencia en una de las anteriores ediciones de Mundos Digitales | AEC

El congreso Internacional Mundos Digitales atrae estos días a la ciudad a profesionales y aficionados de la animación, los efectos especiales y otras disciplinas artísticas del audiovisual.

Entre esos profesionales que se acercan a A Coruña se encuentran Félix Bergés y los miembros de El Ranchito, la empresa de efectos especiales que logró llamar la atención de HBO para trabajar en su reconocida serie “Juego de Tronos”.

En la conferencia que ofrecerán mañana hablarán “de la trayectoria que hemos hecho en las últimas cuatro temporadas de la serie y contaremos como ha sido la experiencia”, cuenta el propio Félix Bergés.

La empresa El Ranchito la fundaron Bergés y otros siete socios hace quince años “y ahora somos 150 personas trabajando y esperamos que en los próximos años seamos muchos más”. No se planteaban objetivos ambiciosos, “queríamos un lugar donde trabajar a gusto y hacer un equipo que funcionara, y eso lo hemos conseguido”, cuenta, a lo que añade, “el objetivo siempre es trabajar bien y hacer proyectos interesantes”.

Actualmente trabajan fundamentalmente para televisión, tanto para producciones de Netflix, HBO, Movistar e incluso Disney. Sus trabajos más conocidos son en “Juego de Tronos” y “Lo Imposible”, pero Bergés afirma que también le “gustó mucho” trabajar con Juan Antonio Bayona en “Un monstruo viene a verme”

Ahora mismo “estamos haciendo cuatro o cinco cosas bastante grandes que el año que viene se verán, pero no puedo hablar de ellas”, cuenta Bergés.

Trayectoria

Bergés estudió Física, pero poco a poco, por su afición a la informática, comenzó a programar y de ahí fue derivando al mundo de la animación y los efectos.

Su primer trabajo fue la cabecera “de un programa que se llamaba “Fila 7” en el año 84”. Rememorando su trayectoria recuerda como cambió la tecnología en este tiempo. “El primer ordenador tenía una memoria de 512 K y con eso trabajábamos seis”, cuenta Bergés. “Compramos después una placa de un mega que nos costó dos millones de pesetas, imagínate, de un mega, no te hablo de gigas, que ahora compramos gigas como si fueran chicles”, explica entre risas Bergés, “ha cambiado todo mucho mucho”. A pesar del avance de la tecnología, Bergés dice que el talento cada vez prima más, “más incluso que antes”.

Sobre la situación del audiovisual en España, cada vez lo ve mejor. “Estamos ahí dale que te pego, cada vez hay más empresas que hacen efectos”, cuenta, “hace años no nos conocía nadie y no había nadie español haciendo cosas internacionales”, añade. Además “estamos trayendo muchos españoles que se marcharon en el pasado”, explica.

Comentarios