domingo 25.08.2019

Constantino Martínez | El público no escucha “Tiburón”, lo ve en un viaje emocional por el cine”

DIRECTOR DE ORQUESTA  - Él y su formación regresan el domingo a las 19.00 horas al Palacio de la Ópera para rendirle homenaje al compositor John Williams en una “película” que tendrá segunda parte el 7 de abril

Enfundado en una levita tipo “Matrix”, el vestuario es otro de los puntos atractivos de la orquesta
Enfundado en una levita tipo “Matrix”, el vestuario es otro de los puntos atractivos de la orquesta

El amor por el cine está en la batuta que dirige y en el instrumento que tocan los demás para repasar la obra de un autor que cena todos los días con cinco Oscar en la mesa. Williams y la Film Symphony Orchestra traerán a “Tiburón” a tierra seca, bailarán con las estrellas de la bandera estadounidense y llorarán. Vaya que si llorarán.

Vienen siendo cine y homenaje a la vez al gran John Williams. 
Es el gran homenaje, serán entre los dos programas más de cinco horas de música del compositor que ganó cinco Oscar y otras 50 y tantas nominaciones a los premios. El único que le supera es Walt Disney, es curioso que un compositor y un dibujante sean los que más estatuillas acaparan.

¿Habrá segunda parte?
Sí, son dos repartidos entre el domingo y el programado para el 7 de abril cuando regresaremos para ofrecer la segunda parte. Repetimos porque hay mucha calidad.

El tributo es, por tanto, merecido.
Por supuesto, no cabe duda ya solo por la cantidad de estilos y su arquitectura musical. John Williams dedicó su vida al cine. Aquí están “Parque jurásico”, “Harry Potter” o “Tiburón”. Todos conocemos grandes títulos musicados por él como “Star Wars”, además, hay mucha más música que sacamos a la palestra, dejamos que salga de detrás de la pantalla para ser protagonista. El concierto lo abriremos con la música de los Juegos Olímpicos, “Summon the heroes”, una invocación y una espectacular fanfarria para metales y orquesta, con la que advertimos “prepararos para lo que viene”. Y es que el espectáculo pasa por el género dramático con “Lincoln”, “La ladrona de libros” O “Nacido el 4 de julio”. Ahondamos en el jazz con “Atrápame si puedes”, hacemos un repaso por el western interpretando “The Cowboys” y seguimos con “La lista de Schindler” y “Hook”. También habrá música de tintes celtas con “Un horizonte muy lejano”.

El autor da pie a una montaña rusa de emociones.
Sí, hablar de Williams es hablar de seis décadas de música de cine, que van del terror a la comedia, pasando por el drama histórico, tocando todos los géneros.

Además de la música, ¿se apoyan en otros recursos?
En nuestros conciertos la protagonista es la música, la orquesta y el director. Nos gusta que se disfrute del arte musical. Los directos son peculiares, porque no somos una orquesta al uso. Nuestro vestuario es futurista. Está diseñado por Jaime Guillén, concursante del año pasado de “Maestros de la costura”. La premisa es sacarla de los clichés y del frac que no tiene sentido en el siglo XXI. Mi atuendo es tipo “Matrix”, voy con mi levita romántica y los músicos también llevan un vestuario singular. Esto aderezado con mis explicaciones y un montaje de iluminación espectacular hacen que la experiencia sea más inmersiva. Uno no escucha “Tiburón”, lo ve en un viaje emocional por el cine, provocado por los instrumentos, la iluminación y sorpresas.

Además del momento “concurso”.
Sí, sorteamos un viaje para dos personas a Hollywood. Es el “sabelotodo” de la música del cine y así se abre la segunda parte, poniendo a prueba al público, que descarga una app y tiene que adivinar bandas sonoras en poco tiempo. Se crea un revuelo interesante. Es bonito y divertido y con él, tratamos de romper cuarta pared.

¿La gente acaba llorando en el show?
Si hablamos de Williams, hay obras que no se conocen, pero otras que sí y la verdad que hemos visto llorando a muchos con “La lista de Shindler”, “Nacido el 4 de julio”... Yo estoy de espaldas, pero los músicos me lo comentan y es emocionante, ¿qué cosa más bonita hay que esta?

Comentarios