Martes 26.03.2019

La ciudad “grita” que no se apague la luz del arte en el MAC dos días antes de que cierre el museo

Desde el personal de Alcoa a usuarios, los que quisieron hablaron de lo que se perderá si no se retoma el proyecto

Decenas de coruñeses se concentraron delante del museo | pedro puig
Decenas de coruñeses se concentraron delante del museo | pedro puig

A las ocho de la tarde, justo en el desvío hacia el contenedor de cultura, A Colectiva, la Asociación Profesional de Artistas de Galicia, instaló un “speaker corner”. Se trataba de gritar a nivel individual y colectivo contra el cierre del MAC, pero falló la luz y tuvieron que hacerlo a pleno pulmón y sin micrófono. En el atril decenas de coruñeses hablaron, como la artista Iria do Castelo, de lo que suponía perder el museo. Ella contó que la vida que tenía era gracias a la formación y el acceso que tuvo al arte en la avenida de Arteixo, porque “somos parte importante do PIB non só no económico, tamén no humano”. Ánxeles, que lleva 20 años en Portugal, aseguró que “lo que podía ver aquí non tiña nada que envexar con Serralves”. Pedía una postura más activa como los del Alcoa, que también estaban. Uno de ellos salió a la palestra a dar ánimo y también suerte. Carlos Ares, el presidente de la academia gallega del Audiovisual, Olga –una usuaria– o una portavoz de AELG, se animaron a contar. Políticos de todos los partidos representados en María Pita observaron desde la barrera. Una asidua recordó que aquí viene gente que trabaja de profesora y basurera a aprender “todo cousas novas relativas a pensar e aos libros, á pintura”. 

Horas antes, Jorge Couceiro, de A Colectiva, contaba que pintarían una obra colectiva entre todos, esta vez, no con un pincel sino con la palabra. Lo consiguieron porque uno a uno contaron la situación, lo que viene después de un anuncio el 23 de octubre que pone en peligro un entramado que no se limitaba a enseñar lienzos. Se iba al antes para darle cobijo a los creadores, mandarlos lejos a buscar la inspiración o traerlos de otros sitios para intercambiar y ser. Estar en un centro cultural que se dirigía a todo tipo de públicos para formarlos, desde niños a colectivos con necesidades especiales. Si A Colectiva ponía el atril, la agrupación Alexandre Bóveda reforzaba el grito con una segunda convocatoria en el museo. Los primeros contaron que era la última acción antes del cierre el domingo, pero que el lema que usaron ayer “Que no se apague la luz del arte” será la premisa por la que seguirán trabajando para defender la conservación de lo que allí se hacía. 

Por su parte, Naturgy sigue sin dar señales, indicó Couceiro. La última notica fue, en realidad, la primera. Se limitaron a informar del cese. Esto lo corroboró el concejal de Culturas, José Manuel Sande, que aseguró que la negociación para que el MAC continúe bajo titularidad municipal continúa abierta y la retomarán tras las navidades. El edil destacó igualmente que lo importante no es tanto la colección, a la que se le puede poner patas e itinerarla, sino lo que sucedía dentro, que no se debe perder. El Ayuntamiento y la Xunta siguen negociando una salida para que las obras no se marchen de la ciudad y que si el museo se cierra, que sea solo un parón temporal.

Comentarios