sábado 16/1/21

La Xunta autoriza la construcción del oleoducto que conectará la refinería con Langosteira

Los plazos han variado un poco pero ayer se dio un nuevo paso adelante en el inminente traslado de parte de las operaciones que desarrolla Repsol en los muelles urbanos al Puerto Exterior

Alumnos del colegio Sal Lence participaron en uno de los talleres | javier alborés
Alumnos del colegio Sal Lence participaron en uno de los talleres | javier alborés

Los plazos han variado un poco pero ayer se dio un nuevo paso adelante en el inminente traslado de parte de las operaciones que desarrolla Repsol en los muelles urbanos al Puerto Exterior de punta Langosteira. El Consello da Xunta aprobó la construcción del oleoducto que conectará la refinería con las instalaciones que se habilitarán en la dársena para reducir el paso de petróleo crudo y sus derivados por A Coruña. Una vez tenga un documento definitivo de la Consellería de Industria, la compañía iniciará los trámites para conseguir las licencias de obra y las expropiaciones.

La Xunta comunicó ayer el permiso para que Repsol inicie la creación de un nuevo oleoducto desde Meicende hasta Langosteira. La aprobación de los conselleiros también implica la declaración de utilidad pública de la infraestructura, si bien el grupo todavía tiene que recibir el expediente definitivo que le corresponde tramitar a la Consellería de Industria. El de ayer fue el paso previo para que se emita esa documentación, lo que dejaría a la refinería a punto de afrontar el ambicioso plan de mudanza parcial desde el centro de la ciudad.

El Ejecutivo gallego recordó que la iniciativa, que se desarrollará en terrenos de los municipios de A Coruña y Arteixo, contará con una inversión de 27,1 millones de euros y que forma parte de un plan más amplio.
En este sentido, incidió en que está previsto construir instalaciones auxiliares para albergar los productos y un pantalán, y de hecho ya hace meses que la multinacional realizó las primeras catas del subsuelo bajo el mar. La meta es eliminar los tráficos de crudo del puerto petrolero actual, en el centro de la ciudad.

Más de cuatro kilómetros
En total, la Xunta estima que el presupuesto global será de 126,7 millones. Una vez que se hayan realizado todos los trabajos previstos y se ponga en servicio el oleoducto –que estará compuesto por once tubos de una longitud de algo más de cuatro kilómetros– junto con los almacenes en el Puerto Exterior, se recortarán en un 60% los tráficos de petróleo y sus derivados que, por el momento, llegan al centro y se bombean desde otro oleoducto hasta la factoría atravesando el subsuelo coruñés. De esta manera se evitará que los buques petroleros más grandes entren en la ría con el consiguiente riesgo.

Fuentes de la refinería aclararon que una vez tengan el visto bueno definitivo solicitarán los permisos de obra a los ayuntamientos de A Coruña y Arteixo y comenzarán a tramitar la expropiación de los terrenos por los que pasará la instalación. Por ello, no hay fecha clara para el inicio de las obras.

Comentarios