miércoles 2/12/20

La vivienda de A Coruña sigue como la más cara pese a la subida general

La construcción de edificios no acaba de arrancar de forma firme en la ciudad debido a la falta de concesión de nuevas licencias de edificación por parte del Ayuntamiento.

Las del polígono de Náutica son unas de las pocas viviendas que están en construcción en la ciudad | patricia g. fraga
Las del polígono de Náutica son unas de las pocas viviendas que están en construcción en la ciudad | patricia g. fraga

La construcción de edificios no acaba de arrancar de forma firme en la ciudad debido a la falta de concesión de nuevas licencias de edificación por parte del Ayuntamiento, pero el interés de los coruñeses por convertirse en propietarios sí vuelve a crecer. La falta de stock de pisos nuevos de todas las características y el incremento de la demanda han empezado a disparar los precios y, aunque esa situación se está repitiendo en toda Galicia, lo cierto es que la burbuja coruñesa está permitiendo que la ciudad siga como la más prohibitiva a la hora de adquirir un piso.
Un estudio del Gobierno central sobre la realidad del mercado inmobiliario muestra que el precio medio del metro cuadrado de una casa entre julio y septiembre –cuando según los expertos hay más movimiento en el sector porque la gente tiene más tiempo de buscar casa– llegó en el municipio a los 1.609,7 euros. Esto implica que, por ejemplo, un piso normal de 90 metros cuadrados saldría por 144.873 euros cuando en el mismo período de 2016 el gasto era de 135.450 euros, casi con 10.000 euros de diferencia.
Los costes están volviendo a subir en toda Galicia, especialmente en las grandes ciudades pero A Coruña no cede su primera posición, que antes del inicio de la crisis era de Vigo. La urbe más poblada de la comunidad está ahora en segunda posición con 1.348 euros de precio medio.

La inversión total puede parecer relativamente asequible para realizarla en una localidad como A Coruña pero lo cierto es que, aunque todavía queda camino para llegar a los 2.131 euros el metro cuadrado de 2007 o los 2.378 de 2008, cada trimestre se nota el ascenso. Tanto es así que en relación al período comprendido entre los meses de abril y junio de 2017 el gasto medio rozó los 40 euros por cada metro.
A más nuevo, más caro
Además, los precios tienen cierta trampa porque se hace una media de los nuevos y los más viejos pero la realidad es que según las características de cada vivienda todavía hay más oscilaciones. Apartamentos con mayor tamaño también son más caros, al igual que influye la ubicación o si tienen plaza de aparcamiento.
Si se buscan pisos con una antigüedad de un máximo de cinco años, incluso la cifra media asciende hasta prácticamente los 2.000 euros. Los que son más viejos son más asequibles pero tampoco están muy por debajo de los 1.600 euros el metro cuadrado, dado que no hay que olvidar que su valor se ha encarecido en los últimos años porque no hubo construcción. Solo unas pocas empresas que ya disponían de permisos desde hace años trabajan en nuevas promociones.

Comentarios