domingo 29.03.2020

El viaducto de la ronda de Nelle se cierra de forma definitiva al tráfico después de 40 años

El corte provocó retenciones a la una de la tarde, y se cortó el giro a la izquierda en la avenida de Finisterre
Los operarios cerraron el viaducto al tráfico a las once y veinte de la mañana | javier alborés
Los operarios cerraron el viaducto al tráfico a las once y veinte de la mañana | javier alborés

Sin duda fue un momento histórico para los vecinos de ese tramo de la ronda de Nelle, que llevaban casi 40 años esperando a que se demoliera el viaducto: ayer se cerró al tráfico definitivamente, para proceder a su desmantelamiento. Para los conductores, no lo fue tanto: el tráfico se congestionó por momentos al tener que desviarse por los carriles laterales, pero la Policía Local asegura que solo se produjeron retenciones a la una de la tarde.

Aunque los trabajos preliminares estaban programados para las nueve y media de la mañana, no fue hasta las once y veinte que se produjo el cierre definitivo de la polémica infraestructura. Los vecinos la odiaban, porque el paso elevado llevaba el ruido del tráfico hasta sus ventanas, así como la contaminación. Sin embargo, durante mucho tiempo se consideró necesaria, hasta que la apertura de la Tercera Ronda redujo el tráfico que soportaba la ronda de Nelle (a día de hoy, la Intensidad Media Diaria ronda los 14.000 vehículos), y los técnicos consideraron que se podía reformar el cruce con la avenida de Finisterre.

Hasta el cinco de marzo

Tanto conductores como vecinos tendrán que armarse de paciencia, puesto que la obra no finalizará hasta el cinco de marzo. Se llevará a cabo en tres fases. La primera, hasta el 21 de febrero, implicó ya el corte total del tráfico en los dos sentidos del viaducto. Se habilitó una alternativa por los carriles laterales, así que no afectará a la avenida de Finisterre. En esta fase se retirarán los báculos de iluminación y tráfico, los cables colgados del paso superior y la bionda metálica.

En la segunda fase, que se ejecutará desde el sábado hasta el martes 25 a las 23.00 horas e implicará el corte total de tráfico para proceder a la demolición en sí, aprovechando que el tráfico se reduce durante las fiestas de Carnaval. Solo se permitirá el acceso de las personas residentes en las viviendas situadas dentro del perímetro de la obra.

893.000 EUROS
cuesta a las arcas municipales el derribo del viaducto, menos de los 1,2 millones presupuestados en un principio

Una vez cortado el tráfico y realizado el vallado provisional, se iniciará la demolición mecánica con las retroexcavadoras, una de 55 toneladas y la otra de cincuenta. Para evitar daños, en las zonas más próximas a los edificios habrá un camión grúa de la que colgará una lona para proteger a las viviendas del polvo. Además, habrá difusores de agua.

En la tercera fase, que comprende desde el 26 de febrero hasta el día 5 de marzo, se demolerán los vanos dos y uno, así como los estribos y sus muros. En esta fase se mantendrá el vallado de la fase dos, pero se permitirá el paso de los peatones y vehículos por la avenida de Finisterre.  

En esta fase, se ven afectadas las líneas de autobús 6-6A y 22, en el sentido de salida de la ciudad, y 6-6A y 20 en el sentido entrada. Pero todas las líneas hacen las paradas existentes en los itinerarios alternativos, excepto la línea 12, que no se detiene en la parada de ronda de Outeiro, Vioño.

Cuando la demolición haya acabado, las obras continuarán para la reforma del cruce: los operarios llevarán a cabo la mejora del firme y la ordenación del tráfico y, posteriormente, se llevará a cabo la urbanización de las aceras que conferirán un nuevo aspecto a la zona.

Comentarios