sábado 16/1/21

Una veintena de ladrones realiza la mayor parte de los robos con fuerza que se dan en la ciudad

El mes pasado, la Policía Nacional detuvo a un sospechoso con 110 antecedentes 
y a otro con 50
Operarios reparan la puerta de un local allanado en A Gaiteira este año
Operarios reparan la puerta de un local allanado en A Gaiteira este año

“El problema es la ley, porque luego los sueltan”, comentaban en una lavandería asaltada el mes pasado a plena luz del día. El individuo había sido atrapado por un testigo, que lo había retenido hasta que llegó la Policía Nacional. Muchos de los delincuentes que llevan a cabo robos con fuerza, ya sea en domicilios, en comercios o en coches, son atrapados. A veces in fraganti. Pero eso no parece disuadirles: fuentes policiales aseguran que menos de veinte sujetos cometen la gran mayoría de los robos con fuerza en la ciudad, viejos conocidos que se hallan entre los delincuentes con más antecedentes en su haber.  

Sin ir más lejos, la Policía detuvo el mes pasado a dos sujetos que habían robado en un restaurante de la calle de Comandante Fontanes para llevarse el contenido de la caja registradora. Un testigo alertó de lo que estaba ocurriendo y les alcanzaron en la plaza de Lugo, donde les interceptaron y le pusieron las esposas. Para ambos sospechosos, aquello era pura rutina: uno tenía 50 antecedentes y el otro, la escalofriante cifra de 110.


440 casos
de robos con fuerza se denunciaron el año pasado en A Coruña, lo que supone un 7% menos respecto a 2018

Tienen un perfil variado, marginal. “Son toxicómanos y gente de mal vivir” explica un policía. La mayoría se han pasado la vida entrando y saliendo de la prisión, acudiendo a la red social de la ciudad para subsistir y cometiendo delitos que requieren muy poco habilidad: solo la fuerza necesaria para blandir un mazo o arrojar un adoquín contra el escaparate de un comercio o la ventanilla de un coche

En parejas

Trabajan en solitario o en parejas. De estas últimas es célebre la formada por un individuo de 49 y otro de 53 años, que se especializan en robos en vehículo estacionados, aunque no desdeñan los comercios, cuando pueden allanar alguno. Según fuentes de la Jefatura Superior de Policía, esta pareja fue detenida nada menos que cuatro veces en el último año. El delincuente de 53 años acumulaba en enero 53 detenciones. Su compinche, 30.

En todo caso, su expediente resulta delgado en comparación con el sujeto detenido por robar en un local comercial del polígono de A Grela el mes pasado, y que incluía 90 delitos.

Tanta experiencia no le ha servido para refinar sus métodos, porque se valió de un adoquín para reventar la luna del establecimientos.

No solo los medios que utilizan sus precarios, sino también su botín: el que más dinero consiguió llevarse en el último año se hizo con 1.500 euros de una caja registradora. Otro individuo fue descubierto en la estación de tren con un botín consistente en 16 gafas de sol.  En ocasiones son detenidos solo después de haber protagonizado varios robos: un individuo allanó cuatro comercios en agosto, y otro de 32 años robó en 12 vehículos el pasado mayo.

  La mayoría ronda los 40 años  pero los hay muy jóvenes. En el último año se detuvo a un sospechoso de solo 18 años, en abril, por tratar de robar una tienda de telefonía. El comienzo de una carrera que no lleva a ninguna parte.

Comentarios