viernes 4/12/20

Vecinos del Orzán denuncian falta de respuesta municipal y policial ante las quejas por ruido nocturno

Aseguran que el descanso en Vista y la Cormelana es imposible durante las noches de los fines de semana

La calle de Vista sufre los efectos de los vándalos y del ruido nocturno | miguel miramontes
La calle de Vista sufre los efectos de los vándalos y del ruido nocturno | miguel miramontes

La Asociación de Vecinos Ensenada del Orzán denuncia falta de respuesta por parte del Gobierno local y de la policía ante las quejas que realizan por el ruido nocturno que se produce principalmente los fines de semana.

Los principales problemas los sufren los ciudadanos que viven en la calle de Vista y en la plaza de la Cormelana, dos puntos con locales de hostelería en los que creen que está el origen de la problemática.

“En la calle Vista no se puede dormir por las noches, hay botellón hasta las 3 o 4 de la mañana”, explica José Luis Méndez, quien lamenta que una zona tan céntrica se encuentre en esta situación.

La agrupación vecinal trata este asunto desde hace tiempo “pero el Ayuntamiento no hace caso, la policía pasa olímpicamente y llega un momento que no sabemos muy bien a quién dirigirse”, comenta frustrado ante la falta de respuesta desde María Pita o las fuerzas de seguridad.

Para la asociación de vecinos el problema reside en que los locales, cafeterías y pubs de estos lugares “no respetan la normativa”. Esta acusación de incumplimiento, explica Méndez, hace referencia a que los clientes de estos establecimientos salen a la calle con bebidas y se reúnen en el exterior formando grupos. 

“Un viernes o sábado por la noche igual hay 300 personas y absolutamente nadie puede dormir, no se respeta a los que quieren dormir”, señalan desde la agrupación vecinal, que lamenta que “no se respeta el hecho de funcionar con las puertas cerradas, no respetan que no se saquen bebidas a la calle y no pasa nada”.

Solución
La solución a este problema lo tienen bastante clara: “Necesitamos que se cumpla la normativa”, asegura José Luis Méndez, quien lamenta que ni desde el Gobierno local ni la policía les ayuden para acabar con esta situación.

Más allá de los problemas que produce el ruido en horario nocturno, desde la agrupación vecinal explican que “es un problema real porque al día siguiente no puedes con el cuerpo”. “Lo primero para rehabilitar esta zona es que la gente pueda dormir y para ello el Ayuntamiento tiene que hacer cumplir las normativas”, añade. El ruido nocturno no es una novedad la calle de Vista o en la plaza de la Cormelana, pero los vecinos reconocen que en los últimos años “la situación ha empeorado mucho y sin que se ponga remedio”.

De hecho, la actividad nocturna en estos dos puntos aumentó en los últimos años, una situación opuesta a la calle del Socorro, antigua Juan Canalejo, o a los soportales del Paseo Marítimo, dos lugares clásicos de la noche coruñesa y que durante mucho tiempo fueron un quebradero de cabeza para los vecinos por el ruido nocturno y los altercados que se daban en ocasiones.

Grafitis
El ruido nocturno no es el único problema de convivencia que sufren los vecinos de esta zona de la ciudad, que como muchas otras se ve afectada por las pintadas. “Cada uno hace lo que le da la gana, nadie limpia, nadie multa, nadie se preocupa de nada”.
Más allá de llevar a cabo una limpieza de las superficies que cuentan con pintadas, desde la asociación vecinal reclaman que se elabore “un plan pensando en la juventud y los daños económicos”, una solución que para nada estaría lista en unos meses, sino que vería resultados dentro de varios años.

Comentarios