Jueves 27.06.2019

Vecinos de Labañou denuncian una plaga de ratas que amenaza sus casas

Si hay que juzgar la situación por las declaraciones de los residentes, en las viviendas del Grupo de la Virgen del Carmen, frente a Padre Rubinos, soportan un grave problema sanitario debido a la proliferación descontrolada de roedores.

Los residentes de las viviendas llevan mucho tiempo soportando la presencia de los roedores que invaden patios y zonas verdes | javier alborés
Los residentes de las viviendas llevan mucho tiempo soportando la presencia de los roedores que invaden patios y zonas verdes | javier alborés

Si hay que juzgar la situación por las declaraciones de los residentes, en las viviendas del Grupo de la Virgen del Carmen, frente a Padre Rubinos, soportan un grave problema sanitario debido a la proliferación descontrolada de roedores. “Tenemos un jardín que es una selva de ratas, se cuelan por debajo de las casas y tenemos el patio de luces lleno”, denunció una de las afectadas, que asegura que no pueden siquiera tender la ropa porque los voraces roedores mordisquean las telas puestas a secar: “A mí ya me han comido tres paños de cocina. Es como si estuviéramos viviendo allá, en A Pasaxe”. El presidente de la asociación de vecinos de Labañou, Enrique Fernández, asegura que no se trata de una anécdota, sino de un problema grave, que llevan arrastrando desde hace años, y al que ningún Gobierno local ha puesto coto.
Según explica Fernández, el problema radica en que la “selva”, como denominan a un descampado situado en una calle paralela a la ronda de Outeiro, donde se ha dejado crecer la maleza de manera se ha convertido en un refugio ideal para las alimañas. “Eso no es un jardín –denunciaba la vecina–. Hay ratas por todos lados, no se pueden llevar ni niños por ahí”. El portavoz vecinal añade que las propias flores producen una gran cantidad de semillas que se convierten en alimento para los roedores. “Las semillas caen en unas rejillas que hay al lado de un negocio cerrado y eso se ha convertido en un criadero de ratas”, denuncia Fernández.
 

Apagones e inundaciones
Además, existe otro problema, más difícil de resolver: según el portavoz vecinal, la canalización de aguas residuales pasa por debajo del Grupo de Viviendas de la Virgen del Carmen, en vez de hacerlo por la ronda de Outeiro. “Yo propuse al anterior ayuntamiento que instalaran una canalización nueva, pero no hicieron caso”, recuerda.
El local de la asociación de vecinos se encuentra en el número 396 de la ronda de Outeiro, así que el propio Fernández experimentó en primera persona los daños que puede provocar esta plaga: “Hace un tiempo, nos royeron las conducciones eléctricas subterráneas”.
Y no fue el único problema que causaron los roedores que se atreven con todo: “Un par de meses atrás, provocaron una inundación. Mordisquearon las tuberías de agua”.
 

Recomendaciones
La concejala de Medio Ambiente, María García, aseguró el pasado sábado, durante la reunión vecinal Dillo ti, que tomaba buena nota del problema y recordó que el servicio municipal de desratización funciona todo el año de manera continuada y que se acometen dos veces al año planes más intensivos (en primavera y en otoño donde las plagas se reproducen). En los próximos años el contrato se ampliará con actuaciones más intensivas.
Pero, al mismo tiempo, pide ayuda: que se tenga cuidado de meter la basura en los contenedores. Si uno está lleno, se debe acudir al siguiente. Además, a mucha gente le gusta dar de comer a las palomas, por ejemplo: “Non facemos nada controlando as ratas e poñendo cebos e controlando os sumideiros se estamos deixando comida na superficie, na rúa”. Si no, advierte, no serán capaces de controlar esta plaga.

Comentarios