domingo 29/11/20

Vecinos de A Falperra estudian recurrir a las protestas públicas para que se avance en el plan de Santa Lucía

El tijeretazo del Gobierno local al presupuesto destinado a la reforma del mercado de Santa Lucía en 2017 no ha extrañado en el barrio, si bien sí ha incrementado el malestar existente por la falta de diálogo con la Xunta para avanzar en el proyecto de creación de un centro de salud en el inmueble.

La falta de acuerdo mantiene el inmueble en una situación de deterioro constante | quintana
La falta de acuerdo mantiene el inmueble en una situación de deterioro constante | quintana

El tijeretazo del Gobierno local al presupuesto destinado a la reforma del mercado de Santa Lucía en 2017 no ha extrañado en el barrio, si bien sí ha incrementado el malestar existente por la falta de diálogo con la Xunta para avanzar en el proyecto de creación de un centro de salud en el inmueble. La inacción desde María Pita ha llevado a la AsociaAión de Vecinos y Comerciantes de A Falperra a plantearse recurrir a la vía de las manifestaciones públicas, pues creen que los residentes en Eirís han demostrado en las últimas semanas que es la única estrategia que “funciona” ahora con el Ayuntamiento.
En los últimos días el proyecto presupuestario definitivo de la Marea para 2017 –después de las alegaciones de los grupos de la oposición– dejó casi sin partida a las actuaciones que se habían comprometido para la plaza de Santa Lucía en A Falperra. De los 652.000 euros iniciales se ha pasado a una pírrica cantidad de 152.000 euros. Esta decisión no ha cogido por sorpresa a la agrupación vecinal y comercial, pero lo que sí le enfada es la falta de movimiento a la hora de negociar una solución consensuada con la Consellería de Sanidade para actuar en el mercado y dar vida a un centro de salud.
Preguntado por si se habla de protestas en la calle, el presidente del colectivo, Antonio Deus, reconoce que sí aunque piensa que “es triste tener que llegar a ese punto con un Gobierno local que presume de escuchar y que no lo hace con nadie”. El representante subraya que solo les ha funcionado a los coruñeses que viven o trabajan en Eirís y que se han enfrentado airadamente al emplazamiento del proyecto Mi casita del Hogar Sor Eusebia en el entorno del parque. 
“Es posible que tengamos que llegar a eso porque la gente está empezando a comprender que solo hacen caso a la presión vecinal fuerte”, incide Deus, que reitera que parece la única fórmula del “éxito” para que Marea Atlántica atienda a  las razones que esgrime la ciudadanía. 
Si ciñe su discurso exclusivamente a la repercusión económica que tendrá el recorte presupuestario para el plan, la asociación no es especialmente crítica porque ya no tenía demasiadas esperanzas en que la iniciativa llegase a buen puerto por las buenas. “Podrían haber ahorrado todo el dinero porque no tienen ni idea de qué hacer con Santa Lucía”, asegura e invita a la corporación a cambiar de postura para intentar llegar a un punto de encuentro con el Gobierno gallego y las personas afectadas. 
Poco diálogo
“Lo que han hecho hasta ahora es vender humo; esto es una cosa más dentro del despropósito de gestión”, reprocha Deus, que vuelve a recordar la importancia que tendría el centro de salud para evitar grandes desplazamientos. 
Igualmente sería positivo para la reactivación de los negocios. En contraposición con eso dice que se están encontrando con una actitud “oscurantista, de ocultación e imposición”. l

Comentarios