martes 07.07.2020

Vecinos de Novo Mesoiro recurrirán a la justicia por las ayudas a la hipoteca

Lejos de dejar el asunto en el olvido, numerosos vecinos de Novo Mesoiro preparan una hoja de ruta para recuperar las ayudas a la hipoteca de pisos de protección autonómica que la Xunta ha suprimido a través de un real decreto de 2012. 

La mayoría de los pisos son de protección autonómica	susy suárez
La mayoría de los pisos son de protección autonómica susy suárez

Lejos de dejar el asunto en el olvido, numerosos vecinos de Novo Mesoiro preparan una hoja de ruta para recuperar las ayudas a la hipoteca de pisos de protección autonómica que la Xunta ha suprimido a través de un real decreto de 2012. Los afectados que tienen una resolución positiva a la subvención pero que no han llegado a cobrar pedirán a la justicia que interceda si en el plazo de un mes el Ejecutivo gallego no hace efectiva la resolución. Critican que no se les esté dando ningún tipo de explicación desde las instituciones.

Cada día más vecinos del barrio de Novo Mesoiro descubren que se han quedado sin la ayuda a la hipoteca que percibían de las instituciones mensualmente y se van uniendo a los afectados, si bien las actuaciones siguen su curso.

Tras recibir asesoramiento de un abogado, uno de los grupos de afectados –el que tiene concedida la renovación de las subvenciones pero que no ha llegado a recibir el ingreso– realizará una solicitud colectiva ante la Xunta para reclamar  que “se execute o acto administrativo”. Acudirán juntos para ganar fuerza y reducir costes.

El directivo de la Asociación vecinal que se ocupa del tema, Xosé Aller, calcula que este primer paso lo darán en torno a 12 familias, pues la mayoría de los residentes ni siquiera ha tenido una resolución en positivo.

Estas darán al Gobierno autonómico un plazo de un mes, “e se non lles dan resposta presentarán un recurso contencioso administrativo” para exigir que se les pague lo que se les adeuda, advierte el portavoz.

Según denuncia Aller, estas personas comenzaron el proceso de renovación de las ayudas –que eran de cinco años renovables por otros cinco si se seguían cumpliendo los requisitos– cuatro meses antes de que se publicase el real decreto que fija que “quedan suprimidas las ayudas de subsidiación de préstamo y aquellas solicitudes que estén en tramitación y no hayan sido objeto de concesión”. Sin embargo, como el visto bueno les llegó un día después de la publicación no han llegado a cobrar.

“Chamaron a Fomento e á Xunta e non lles explican nada”, critica Aller. Desde la Consellería de Medio Ambiente –de la que depende el tema– no aportaron ayer información ante la solicitud de este diario, si bien, a mediados de marzo, aseguraban: “A Xunta mantén as súas axudas á vivenda protexida”.

Comentarios