domingo 26.01.2020

Los vecinos critican el peligro de la glorieta de Lonzas para la conducción

A los cambios positivos de los que hablaba el concejal Martín Fernández Prado sobre la conexión que, en principio, no aparecía en el plano entre las avenidas Glasgow y Pablo Picasso, se unen las quejas generalizadas de un barrio, el de O Birloque, que convive entre la inexistencia de marquesinas provisionales y pintura borrada sobre la calzada.
 

Piden que se regule la incorporación a la avenida de San Cristóbal con semáforo o presencia policial     quintana
Piden que se regule la incorporación a la avenida de San Cristóbal con semáforo o presencia policial quintana

A los cambios positivos de los que hablaba el concejal Martín Fernández Prado sobre la conexión que, en principio, no aparecía en el plano entre las avenidas Glasgow y Pablo Picasso, se unen las quejas generalizadas de un barrio, el de O Birloque, que convive entre la inexistencia de marquesinas provisionales y pintura borrada sobre la calzada.
Desde la asociación de vecinos Os Anxos reclaman una mayor seguridad, sobre todo, para los conductores que se incorporan a diario en la rotonda de Lonzas. Su presidente Ramón Mañana recuerda que “nos jugamos el pellejo” todos los días porque al no tener prioridad en la glorieta, los coches tienen que aprovechar las mínimas distancias que dejan los que proceden del polígono de A Grela para circular por ella.
Los residentes piden un semáforo que les de un minuto de gloria para poder pasar sin tener que hacerlo de la otra manera con todo el peligro que esto conlleva. Otra opción que exigen los afectados es la presencia de un policía que les permita tener preferencia en algún momento de la espera. Si se tiene en cuenta todo el grueso de tráfico que se acumula en este punto por ser confluencia con el lugar de trabajo de muchos coruñeses, el acceso se torna complicado no solo a primera hora de la mañana, sino también al mediodía cuando los usuarios del vial se van a comer y a la tarde, al terminar su jornada laboral.
Por otra parte, la falta de pasos de peatones complica el tránsito en esa vial de incorporación a la avenida de San Cristóbal y también en la carretera que conecta O Birloque con O Martinete, donde solo se puede cruzar a la altura del centro parroquial. Desde el colectivo ven necesario incrementar dos pasos de cebra, uno ubicado al comienzo de la glorieta que conecta los viales de entrada a la ciudad y de O Birloque para evitar que los vecinos con casa entre los números 20 y 30 crucen de forma ilegal ya que de hacerlo bien, tienen que recorrer a pie bastantes metros.
El segundo, que se situaría en el número 32, se pintó en un principio pero las líneas ya están borradas. Por otro lado, critican el retraso de los buses urbanos que han tenido que modificar sus itinerarios por las obras. Y es que los embudos continuos que se producen en los accesos a la zona provocan que el tiempo de espera sea mayor. En este sentido, Mañana hace hincapié en la falta de marquesinas provisionales en las paradas, algo que no ve coherente si se tiene en cuenta la época del año en la que se está ejecutando el proyecto. Esto complica la situación de los usuarios del transporte público, que cuentan los minutos para subirse al bus a la intemperie sin tener una infraestructura en la que poder cobijarse en caso de lluvia.
Al no estar restringidas las zonas donde estaciona el bus para la recogida y bajada de pasajeros, estos tienen que sortear a los vehículos aparcados para poder subir y bajan normalmente en medio de la calzada, según cuenta el representante de Os Anxos. Es por eso que el conjunto de afectados ha exigido medidas al Ayuntamiento una y otra vez con escritos remitidos a la concejala de Tráfico, Begoña Freire, sin obtener respuesta ante lo que califican como un peligro tanto para la integridad de los peatones como de los conductores.

Comentarios