sábado 19/9/20

Vecinos de la Ciudad Vieja denuncian la falta de control en la peatonalización

Afirman que es común ver coches que atraviesan la plaza de Azcárraga a todas horas y en “cualquier dirección”
Vehículos estacionados en la Maestranza, fuera de los muros de la Ciudad Vieja | patricia g. fraga
Vehículos estacionados en la Maestranza, fuera de los muros de la Ciudad Vieja | patricia g. fraga

Han pasado ya dieciocho meses desde que el Gobierno de la Marea cerrase el paso a los coches al casco histórico de la ciudad y se estrenasen nuevas zonas de aparcamiento para los vecinos en la periferia del barrio. Un proceso de peatonalización que comenzó con dudas por parte de los propios vecinos y los comerciantes y que, a día de hoy, continúa sembrando dudas en la zona. “No se está cumpliendo en absoluto el control de aparcamiento ni del tránsito dentro de los muros”, explica el presidente de la Asociación de Vecinos Ciudad Vieja “María Pita”, Pedro Fernández Roque.  

En un proceso de negociaciones con el Gobierno local, que se está realizando mediante la Mesa da Cidade Vella, este tema es uno de los principales puntos a tratar, para poder encontrar por fin una solución definitiva que sea positiva para el barrio. “El control es escaso y el que hay es puntual. Hay coches con autorización que ya no está en vigor y otros que directamente no tienen autorización”, sostiene Roque.

Dentro de las calles de la Ciudad Vieja, a pesar de que el tráfico está restringido, los vehículos “circulan sin ningún tipo de control”. “El tráfico es caótico y se conduce en cualquier dirección, con el peligro que ello conlleva”, indican desde la asociación vecinal. Así, los vecinos solicitan al Ayuntamiento que revise todo esto y “establezca otro tipo de medida de control”, dicen.

Peatonalización “fallida”

Es corriente, según reconocen, ver coches “atravesando la plaza de las Bárbaras y Azcárraga a cualquier hora y en cualquier dirección”. Unos hechos que dejan en entredicho el proceso de peatonalización, “que no avanza”. En cuanto al estacionamiento de vehículos y las plazas propias para residentes, el cuidado por parte de la Administración es el mismo, tal y como afirman los vecinos. No es la primera vez que estos denuncian la falta de medios para controlar la ocupación de los estacionamientos reservados por coches que no tienen el permiso.

Para aparcar, el Ayuntamiento habilitó 606 plazas de estacionamiento tanto en el entorno de la muralla como en el paseo marítimo. Trabajadores y residentes cuentan con una reserva de 248 plazas: 155 entre la calle Maestranza y Campo de Estrada, mientras que las otras 93 se encuentran en el Oceanográfico. El resto de plazas, 258, son libres y sin ORA.

Comentarios