jueves 26/11/20

Vecinos de O Castrillón denuncian robos e inseguridad en unas ruinas

En O Castrillón predominan los bloques de pisos, pero en el centro del barrio, en torno a Casanova de Eirís, grandes zonas permanecen sin urbanizar, con grandes descampados y huertos abandonados

En el centro del barrio de O Castrillón todavía existen zonas semirrurales | pedro puig
En el centro del barrio de O Castrillón todavía existen zonas semirrurales | pedro puig

En O Castrillón predominan los bloques de pisos, pero en el centro del barrio, en torno a Casanova de Eirís, grandes zonas permanecen sin urbanizar, con grandes descampados y huertos abandonados y casas antiguas, de planta baja, que también se encuentran en un avanzado estado de abandono. Los vecinos aseguran que estos edificios están siendo objeto de saqueo por parte de unos desconocidos, de lo que han dado cuenta a la Policía, pero se quejan de la falta de respuesta de las autoridades.

“Yo les vi a plena luz del día. Llamé pero me dijeron que tenía ocupada la línea”, se lamentó un testigo de los hechos, que insiste en que telefoneó tanto al 091 como al 092 con idénticos resultados: no apareció por la zona ningún coche patrulla y los sujetos pudieron abandonarla sin que nadie les molestara. El testigo asegura que se llevaron unas bombonas de butano, pero reconoce que desconoce qué más pudieron llevarse.

Estos edificios, todos en muy mal estado, llevan años siendo okupados ocasionalmente por elementos marginales, así que es poco probable que se denuncie el robo. Pero los vecinos consideran que el abandono existente en el barrio, combinada con la falta de presencia policial, genera una sensación de inseguridad entre los residentes.

Sin embargo, reconocen que hace poco el Ayuntamiento desbrozó la zona, donde la maleza había crecido hasta hacerse impracticable y que se había convertido en el refugio de alimañas. Pero la limpieza no soluciona el problema de las casas abandonas, que los vecinos denuncian que se han convertido en un nido de trapicheo de drogas y refugio de toxicómanos.

Desde hace más de diez años
No es una reivindicación nueva: los vecinos llevan más de diez años exigiendo la demolición, sin que por ahora hayan conseguido que se adopten medidas, en parte porque la se trata de propiedad privada, y los procesos para el desalojo son largos. Mientras tanto, las viviendas continúan con su proceso de deterioro y los vecinos contemplan elementos sospechosos yendo y viniendo todo el día.

Existen ejemplos de inmuebles en condiciones lamentables, que han acabado transformándose en puntos de narcotráfico. El ejemplo más claro es el de las viviendas de San José, cuyos propietarios nunca han podido conseguir que el clan gitano que lo habita lo abandone, y que es uno de los puntos de venta de heroína más longevos de la ciudad. Al otro lado, en Meicende, el ayuntamiento de Arteixo plantea el derribo de otro punto de venta droga, As Eiras.

Comentarios