jueves 3/12/20

Urbanismo impide edificar y reformar sus casas a los vecinos de Caldemoreiras

Forman parte del proyecto que convertirá el terreno a monte que va desde el centro comercial de los Rosales a la iglesia de San Pedro de Visma en un gran parque con campos de fútbol incluidos, que paseará el nombre del expresidente Adolfo Suárez.

La calle de Caldemoreiras sigue sin tener una red de alcantarillado 	pedro puig
La calle de Caldemoreiras sigue sin tener una red de alcantarillado pedro puig

Forman parte del proyecto que convertirá el terreno a monte que va desde el centro comercial de los Rosales a la iglesia de San Pedro de Visma en un gran parque con campos de fútbol incluidos, que paseará el nombre del expresidente Adolfo Suárez. Sin embargo, los más de diez vecinos de Caldemoreiras desconocen lo que hará el Ayuntamiento a pocos metros de su casa.
Aseguran que aunque la presencia de operarios es una constante en un paisaje donde la red de alcantarillado brilla por su ausencia, ninguno les facilita información de las actuaciones a llevar a cabo. Es más, lo único que saben a día de hoy es que desde María Pita no les dejan edificar en el terreno ni llevar a cabo una reforma de sus casas. Una vecina del lugar asegura que ella misma acudió al Ayuntamiento para confirmarlo: “Me dijeron que no podíamos hacer nada”.
Sin embargo, el Gobierno local lo desmiente y anuncia que en los próximos días se adjudicará la obra que se encargará de adecentar Caldemoreiras con la renovación del alumbrado y la recogida de pluviales así como la colindante, Pedreiras. La primera de ellas recibirá por primera vez desde que nació como tal un lavado de imagen.
Cuenta la que se levanta todos los días bajo un cableado de los de antes que todo sigue igual desde que se vino a la ciudad con cinco años, a excepción de cuando asfaltaron la carretera. De eso, calcula, hace dos o tres años. El resto permanece inamovible en una zona tranquila donde suma 65 primaveras, algo que cree que se va a romper con las infraestructuras que planea el Ayuntamiento.
Comenta que tanto su familia como los 16 vecinos limítrofes aparcaron sus bártulos procedentes de la misma zona de Lugo allá por 1950. Desde entonces, se dedicaron a plantar en las leiras que dentro de poco serán vivero de futbolistas y explanada para el paseo.
En este sentido, el presidente del colectivo vecinal, Fernando Fernández, calificaba la situación de Caldemoreiras de “tercermundista” porque todavía tienen pozo negro y “el agua la tuvimos que poner nosotros”, añadía la vecina. En Pedreiras, sin embargo, la recogida de pluviales se instaló hace tiempo. El plan municipal les afectará en el ensanchamiento de la calzada, a la que ya colocaron estacas en el margen izquierdo hace un mes por lo que la obra parece inminente. Según el portavoz vecinal, la concejala de Barrio, Mariel Padín, y el director de Urbanismo visitaban la zona hace un mes. De sus conclusiones no saben nada los miembros de una asociación que ve necesaria, además de la vía de entrada que van a habilitar para acceder a Visma, una segunda que conecte el barrio con la Tercera Ronda y evite a los residentes el rodeo que tienen que dar hoy en día si quieren salir de la ciudad.
Por otra parte, algunos vecinos creen que la adecuación del vial que va desde el cementerio no se efectuará tan rápido porque todavía quedan fincas por expropiar, trozos pequeños que pertenecen a particulares y que tendrá que negociar el gobierno municipal antes de nada.

Comentarios