sábado 28/11/20

Urbanismo apura el plazo para idear la peatonalización de la Ciudad Vieja

El Gobierno municipal agotará en cuestión de semanas el plazo para planificar su segunda fase de la peatonalización de la Ciudad Vieja, pues una vez que finalicen las obras del túnel de O Parrote esas actuaciones deberían reiniciarse a la par que se reorganizaría la circulación del tráfico por La Marina.

En la Ciudad Vieja todavía se pueden localizar muchos turismos y vehículos de reparto estacionados sin permiso	pedro puig
En la Ciudad Vieja todavía se pueden localizar muchos turismos y vehículos de reparto estacionados sin permiso pedro puig

El Gobierno municipal agotará en cuestión de semanas el plazo para planificar su segunda fase de la peatonalización de la Ciudad Vieja, pues una vez que finalicen las obras del túnel de O Parrote esas actuaciones deberían reiniciarse a la par que se reorganizaría la circulación del tráfico por La Marina. Así lo prometió el pasado agosto el concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, si bien a un mes de que los trabajos se terminen ni los comerciantes ni los vecinos han sido llamados para presentarles el proyecto o la agenda. Así, ambos colectivos se muestran molestos por continuar a la espera de una demanda con años de antigüedad.
La Autoridad Portuaria anunció hace unos días, coincidiendo con una visita a las obras del paso subterráneo, que el túnel de O Parrote se concluirá “entre finales de octubre y principios de noviembre”. Por tanto, el Ayuntamiento deberá reiniciar la peatonalización de la Ciudad Vieja casi de inmediato para cumplir con los plazos marcados  por el anterior Ejecutivo local y que nunca rechazó. 
Al menos nunca lo hizo ante los comerciantes y los vecinos del casco antiguo, que siguen pensando en que la segunda fase del proyecto para retirar los coches del entorno debería comenzar casi de inmediato. Igual que el cambio en el tráfico en La Marina, algo que había confesado el propio edil responsable del urbanismo coruñés, Xiao Varela, en verano. 
El problema es que tanto el área de Urbanismo como la de Movilidad habían planteado la necesidad de hablar con ambos colectivos, y con poco tiempo de maniobra sobre la fecha prevista para retomar los trabajos no se han producido tales debates. 
Mientras el Puerto calcula que proseguirá con las actuaciones en superficie en el área de Puerta Real una vez se remate el proyecto bajo suelo, todos los actores implicados son conscientes de que debe comenzar pero tienen sus dudas sobre cuándo se producirá realmente ese paso definitivo de cara a dar prioridad a los viandantes.  “Se nos había dicho que a mediados de noviembre seguiría la peatonalización pero no se sabe nada”, destacó ayer el presidente de la Asociación de Comerciantes de la Ciudad Vieja (Aceca), Adolfo López.
Su homóloga en la agrupación vecinal, Rosa Quiroga, asegura que “las cosas están paradas”. En cualquier caso, tienen varios planteamientos que hacerle al concejal de Movilidad Sostenible, Daniel Díaz Grandío, antes de que se den pasos al frente en el plan para eliminar la circulación y el estacionamiento en la mayor parte de la zona. 
“Tuvimos conversaciones con él para solicitar que se arreglara el problema de aparcamiento y todavía no se ha solucionado”, lamenta.  
Por su parte, López sostiene que el cambio de usos “sin cámaras es imposible” porque, ante la falta de avances de los últimos meses, los conductores vuelven a dejar sus vehículos en zonas prohibidas.

Comentarios