sábado 15/8/20

Urbanismo apremia por primera vez a los juzgados para que la Sareb se haga con un edificio con okupas

Solicitó a las salas que aceleren el proceso para que la sociedad se adueñe del edificio de Epamar en Palavea
Los edifi cios de Epamar llevan desde su construcción en un estado de abandono lamentable | JAVIER ALBORÉS
Los edifi cios de Epamar llevan desde su construcción en un estado de abandono lamentable | JAVIER ALBORÉS

El Ayuntamiento está haciendo todo lo posible para tratar de hallar una salida legal al problema de las viviendas de Epamar, de Palavea, donde a día de hoy hay dos familias viviendo de forma irregular. De hecho, la última junta local de Seguridad, en la que los mandos de la Policía Local y Nacional, además de la Guardia Civil se reúnen con los responsables del Ayuntamiento y la Delegación del Gobierno, se abordó solo un tema: el de los okupas de Palavea El objetivo es expulsarlos de allí, pero para eso necesitan que agilice los trámites judiciales, y eso es lo que ha pedido la Concejalía de Urbanismo al juzgado de primera instancia número seis y a un juzgado de instrucción.

No es nada habitual que desde Urbanismo se dirijan a las instancias judiciales para apremiarles, lo que pone de relieve hasta qué punto el Gobierno local considera serio el problema de Palavea. Los procedimientos civiles y mercantiles que tienen sus ritmos y el Ayuntamiento suele respetarlos, pero el de Palavea presenta una problemática social rayana en la de seguridad ciudadana, con peleas, amenazas y allanamientos, de ahí que hayan tratado de impulsar una solución judicial.

Propietarios

Las viviendas de Epamar abarcan gran parte de una manzana de la calle del Padre Busto pero sus viviendas nunca llegaron a ser vendidas o entregadas a su legítimo propietario porque la promotora quebró y su acreedor, Caja Duero, se quedó con el inmueble. A día de hoy, más de diez años después, sigue sin haber propietario para la mayor parte de viviendas excepto cuatro o cinco. Una de estos domicilios está ocupado por una de las familias, y el propietario ya ha interpuesto una denuncia por un delito de usurpación.

Sobre el resto de ellas pesa una ejecución hipotecaria por parte de la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb) más conocida como el “Banco malo”. Originariamente de Caja Duero, en las sucesivas transmisiones hipotecarias, el inmueble, que abarca cuatro portales de la calle con viviendas de cuatro alturas, acabó en manos de la Sareb como tantos otros por toda España. Así que, a día de hoy, y después de muchos años, en terminos de ejecución está claro quién es el demandante y el demandado y es la Sareb la que tiene la titularidad de la hipoteca.

La Sareb instó ejecución en el juzgado de primera instancia, pero de forma desesperadamente lenta. Los plazos judiciales se paralizaron durante la pandemia, y el Ayuntamiento acudió también al juzgado de instrucción.

Expulsión y tapiado

No está claro cuándo darán frutos estas gestiones, pero lo habitual es que la Sareb proceda expulsando a los okupas y tapiando los accesos hasta que encuentra un comprador para el inmueble, algo que, sin duda, los vecinos verían con agrado.

Los okupas mantienen un desencuentro con unos vecinos que viven al lado, una familia que ya ha denunciado amenazas y una agresión. El padre habría sufrido una paliza al ir a abrir su puerta, aunque en su declaración no pudo identificar sin lugar a dudas. Estos, por su parte, niegan casi todas las acusaciones. l

Comentarios