jueves 26/11/20

Urbanismo aplaza hasta 2017 las obras para resolver problemas de movilidad

El Ayuntamiento propugna una política urbanística en la que prima la accesibilidad, pequeñas actuaciones que favorecen la movilidad, alejadas de las grandes obras “faraónicas” y que son necesarias en una ciudad con barrios que tienen una orografía complicada, combinada con una población residente bastante envejecida.

La calle de Marconi, en Monte Alto, es una de las muchas que no cuentan con aceras	javier alborés
La calle de Marconi, en Monte Alto, es una de las muchas que no cuentan con aceras javier alborés

El Ayuntamiento propugna una política urbanística en la que prima la accesibilidad, pequeñas actuaciones que favorecen la movilidad, alejadas de las grandes obras “faraónicas” y que son necesarias en una ciudad con barrios que tienen una orografía complicada, combinada con una población residente bastante envejecida. Para solventar el problema, el Gobierno local anterior apostó por una campaña de instalación de  escaleras mecánicas, que quedó en el aire tras la llegada del nuevo. El concejal de Regeneración Urbana, Xiao Varela, asegura que no han descartado continuar en esa línea (aunque todo apunta a que así será) pero advierte que no se llevarán a cabo obras hasta el año que viene. 
“Estamos valorando varias opcións”, reconoce  el edil de Regeneración Urbana, que señala que “a nosa prioridade ten que ser as cuestións que teñan menos costes de mantemento e sexan máis productivas”. El Ayuntamiento recibe continuas quejas por parte de los colectivos con más problemas de movilidad. También de aquellas personas que se desplazan con ayuda de bastones o de una silla de ruedas: “Hai moitas rúas pequenas nesta cidade onde un maior non pode pasar cun bastón ou unha cadeira de rodas”.  Pero todos tendrán que esperar. 

"Faremos algunha"
“A intervención inicial vai ser atacar este tipo de actuacións pero este ano non as vamos a facer”, la razón, sería que “non tivemos tempo material para executar os proxectos”. Sin embargo, Varela prometió que “o ano que ven si faremos algunha”. 
El motivo de que este año se haya perdido es, según el Ayuntamiento, la tardanza que tuvieron en aprobar los presupuestos, un tira y afloja con el PP y el PSOE, y que culminó de forma tan accidentada como empezó, con una contrarreloj de enmiendas a última hora por parte del Gobierno municipal, el PSOE y el PP y un pleno lleno de acusaciones cruzadas de ineficiencia y de negociaciones bajo cuerda. Fue el uno de abril cuando el alcalde, Xulio Ferreiro, consiguió por fin sus presupuestos, con el apoyo del PSOE y la abstención del PP.
Hasta entonces, la Concejalía de Regeneración Urbana no había podido licitar nuevos proyectos y después, resultó  demasiado tarde para muchos de ellos. Varela se ve obligado a pedir paciencia a los vecinos de los barrios periféricos, que son los que sufren más problemas de Movilidad. “Monte Alto fai esta demanda, Adormideras e o Agra tamén”, enumera el edil responsable, que asegura que se atenderán todas estas solicitudes por orden de importancia. 
Y, por supuesto, por disponibilidad de fondos, porque los presupuestos que existen no son los que el Gobierno local hubiera querido, como le gusta señalar a Ferreiro, no solo por cómo están repartidos, sino también por las cantidades. “Non podemos facer este tipo de operacións por toda a cidade”, advierte Varela.

Comentarios