Martes 11.12.2018

Una calle recuerda al inspirador de las bibliotecas locales, Sánchez Vaamonde

“Las ciudades hay que soñarlas para poder mejorarlas. Eso es lo que hizo Pedro Antonio Sánchez Vaamonde hace más de dos siglos: soñó con una gran biblioteca para el pueblo

el alcalde descubrió la placa en homenaje al catedrático	susy suárez
el alcalde descubrió la placa en homenaje al catedrático susy suárez

“Las ciudades hay que soñarlas para poder mejorarlas. Eso es lo que hizo Pedro Antonio Sánchez Vaamonde hace más de dos siglos: soñó con una gran biblioteca para el pueblo, y hoy su sueño sigue muy vivo”. Con estas palabras recordó ayer el alcalde, Carlos Negreira, al impulsor de la Biblioteca del Real Consulado del Mar, la primera infraestructura pública de este tipo en la ciudad, al que ayer se rindió homenaje con la inauguración de una calle frente al edificio que legó a los coruñeses.
En el acto, en el que se contó de nuevo con la presencia de la Banda Municipal, estuvieron presentes familiares de este catedrático y miembros de la fundación a la que da nombre, además de varios concejales de la corporación. Antes de descubrir la placa homenaje y dar un paseo porla calle que recuerda a Sánchez Vaamonde (el callejón que comunica Panaderas con Zalaeta), el alcalde lo recordó como “una de las grandes figuras de la Ilustración gallega”, un hombre “renacentista” y “multitarea”.
Negreira se remontó a los orígenes de la Biblioteca del Real Consulado del Mar, el 2 de junio de 1803, cuando el rey Carlos IV expidió la orden que permitiría desarrollar la infraestructura, que no fue inaugurada hasta el 15 de agosto de 1806. En ese momento, Sánchez Vaamonde aportó libros de agricultura, artes, comercio, economía, política y bellas artes. Según el primer edil, “se calcula que donó 4.500 volúmenes”. La institución iría incrementando sus fondos a través de posteriores donaciones, tanto en forma de ejemplares como de dinero, hasta alcanzar los 30.000 volúmenes actuales.
Tal y como apuntó el alcalde durante su discurso de inauguración, entre los libros destacados que se guardan en este edificio próximo a la plaza de España se encuentra un manuscrito inédito de Quevedo, y las cuentas de las obras de restauración de la Torre de Hércules realizadas por Giannini en el siglo XVIII, que fueron financiadas por el Consulado.
“A Coruña es la ciudad gallega con más bibliotecas públicas, y es inevitable pensar que, en buena parte, se lo debemos al pionero Pedro Antonio Sánchez”, concluyó el alcalde.
La inauguración llamó la atención de numerosos vecinos que se acercaron hasta la plaza frente a la biblioteca del Consulado para asistir al descubrimiento de la placa, en el que también participó el presidente de la fundación que recuerda a Pedro Antonio Sánchez Vaamonde.

Comentarios