domingo 22.09.2019

Los turistas quieren llevarse la suerte y suben la venta de Lotería de Navidad

Los responsables de los despachos notan que la gente se lleva menos décimos pero hay más compradores
Todavía no se detectan colas pero uno de los locales favoritos es el despacho de Cuatro Caminos | patricia g. fraga
Todavía no se detectan colas pero uno de los locales favoritos es el despacho de Cuatro Caminos | patricia g. fraga

Un mes y medio después de que la Lotería de Navidad llegase a las administraciones de la ciudad, los loteros de las zonas turísticas clave están satisfechos con la salida que están teniendo los décimos entre los visitantes. Aunque apenas hay colas a las puertas de los despachos, ya hay terminaciones como el 13 que han desaparecido porque no hay viajeros que se quieran quedar sin probar si la suerte les sonríe aquí. 

“La venta en ventanilla está siendo bastante mejor que el año pasado”. Así lo explica el gerente de El Filón de Oro –en la Rúa Nueva–, Pablo Seivane, que indica que los negocios se están llevando “más o menos igual que otros años”. Su reflexión podría ser equiparable a la del resto de administraciones que están en el itinerario turístico habitual de la ciudad, es decir, el recorrido por los barrios del centro. 

En este local en el que ya han dado varios premios gordos detectan que “la gente se lleva un pelín más”, pero si los ingresos crecen es más porque hay más turistas interesados en marcharse con un décimo adquirido en A Coruña y no porque cada cliente se lleve una gran ristra de números para toda la familia como sucedía hace unos años. 

Tatiana Oubiña, empleada de El Décimo en la plaza de Lugo, sostiene que el ritmo “va un poquito mejor porque hay más turistas y están más animados”. Eso sí “se llevan un décimo por cabeza” o, como mucho “alguno más para la familia”. 

Desde La Favorita, su copropietaria Ana García, coincide en que se ha despachado “un poco más” en este mes y medio entre los visitantes, pero en pleno Cuatro Caminos también han atendido a vecinos de la ciudad previsores. Para Seivane, ese volumen de ventas a residentes vendrá “a partir de finales de octubre”. 

A pesar de que el año pasado los premios gordos que se quedaron en la ciudad eran de décimos de máquina, García dice que “el impreso es lo que más sale salvo que quieran un número concreto”. Eso sí, la terminación en 13 ha volado de los tres despachos y de muchos otros y hay números que ni llegan a estar en ventanilla por ser de abonados anuales.

Comentarios