miércoles 21/10/20

La tromba del sábado causó apagones, cortes de tráfico e inundó 35 locales

Más de dieciocho horas después de que cayera la tromba de agua del sábado, las bombas seguían funcionando a pleno rendimiento en Los Cantones, tratando de expulsar los miles

Los operarios tardaron un día en bombear toda el agua acumulada en el interior del párking de Los Cantones | quintana
Los operarios tardaron un día en bombear toda el agua acumulada en el interior del párking de Los Cantones | quintana

Más de dieciocho horas después de que cayera la tromba de agua del sábado, las bombas seguían funcionando a pleno rendimiento en Los Cantones, tratando de expulsar los miles de litros acumulados en el segundo nivel del párking, que seguía cerrado al público. “Llevamos aquí desde las seis de la tarde de ayer y aún nos quedan horas”, comentaba un operario. Bajo el asfalto aguardaban a la grúa los vehículos inutilizados por el agua. Fue uno de los casos más graves que provocó la inundación, pero ni mucho menos el único. Además de solventar las incidencias producidas por la lluvia en el tráfico, los servicios de emergencia municipales atendieron 35 intervenciones tanto en locales como en viviendas particulares. De ellos, 27 se llevaron a cabo entre las cinco y las ocho de la tarde.
Para Rocío Fraga, la concejala con competencias de Seguridad Ciudadana, el diagnóstico está claro: “Cidade gañada ao mar, cambio climático... 40 litros de choiva por metro cadrado coincidindo coa pleamar”. Aunque no es la primera vez que se producen inundaciones como esta en la ciudad, la del sábado destacó porque se dio en verano, cuando lo normal es que estos incidentes se produzcan durante los meses de invierno. Además, las precipitaciones fueron espectaculares: solo en un día llovió más que en todo el mes pasado, que no fue especialmente seco. “As consecuencias máis inmediatas da tromba de auga foron inundacións en distintos puntos da cidade, sobre todo, na zona centro, dende a avenida do Exército con Ramón y Cajal até a Mariña”, comentó Fraga.
En cuanto al túnel de La Marina, se tuvo que cerrar debido a que se desbordó una tubería. Entre los puntos más afectados se encontraban Juana de Vega, Linares Rivas y el Paseo Marítimo, así como la zona de La Marina. Especialmente, los locales que se encuentran en el callejón de La Estacada, en un nivel inferior al de La Marina, y donde el agua se acumuló rápidamente, hasta alcanzar el medio metro de altura. “Estuvimos sacando agua hasta ahora –comentaba el dueño– pero algunas cosas están echadas a perder”.
Los hosteleros trabajaron ya desde la tarde del sábado para expulsar el agua de los locales armados con escobones, de manera que la mayor parte de ellos pudieron abrir sus negocios al día siguiente, aunque hubo varios que se vieron más afectados por las inundaciones y que tuvieron que echar el cierre a la espera de reparaciones.
El agua también afectó a los transformadores subterráneos, lo que causó cortes de luz en viviendas y también en los semáforos y farolas de la zona de Linares Rivas y el Paseo Marítimo.
Hasta las ventanillas
“Es de los más fuertes que hemos tenido en los últimos años”, comentaron desde el párking de Los Cantones, cuando el nivel del agua subió en la calle, se filtró a través de las rejillas de los respiradores, provocando auténticas torrenteras: “El agua llegó a las ventanillas de los coches”.
Pero aunque Linares Rivas y Los Cantones fueron de las zonas más afectadas, los bomberos tuvieron que atender incidencias en muchos otros puntos: Marchesi Dalmau, Casa del Mar, San Cristóbal das Viñas, Emilio González López, Oidor Gregorio Tovar, Orzán, Ángel Rebollo, praza de Pontevedra, Monforte, Nicaragua, Riego de Agua, Concepción Arenal y Marcial del Adalid. Los Bomberos también revisaron los sumideros desde Primo de Rivera a La Mariña y rescataron a una persona atrapada en su vehículo en Río de Monelos. l

Comentarios