sábado 24.08.2019

Traveler incluye a la Torre entre los 15 faros más bonitos

La ciudad entra en un nuevo ránking de belleza, esta vez, gracias a la Torre de Hércules, que aparece entre los mejores 15 faros del mundo según la revista  .

Los expertos la colocan en séptimo lugar	javier alborés
Los expertos la colocan en séptimo lugar javier alborés

La ciudad entra en un nuevo ránking de belleza, esta vez, gracias a la Torre de Hércules, que aparece entre los mejores 15 faros del mundo según la revista especializada “Traveler”. Compitiendo con ojos marinos de Islandia o Japón, el único romano que todavía destella luz sale a rodar en el séptimo puesto. Lo califican como mítico, cuadrado y contundente, el más antiguo del globo terráqueo que parpadea y el tercero más alto de España. Lo confirman sus 57 metros de piedra. 
La publicación recuerda su etiqueta de Patrimonio de la Humanidad en 2009. Le pone edad, del siglo primero, y origen y continúa la narración enfatizando el parque escultórico que le acompaña, “con interesantes obras de artistas del siglo XX”. 
Para los expertos en geografía, el de A Coruña proporciona al viajero el placer de fundirse con el onírico paisaje. Como compañeros de reportaje, Traveler incluye a otros 14 como el de Kullens (Suecia), el más grande de su país, que vigila la llegada de navíos desde un promontorio situado a 80 metros por encima del nivel del mar. La lista se va a Turquía para rescatar el faro de Kiz Kulezi, una “coqueta construcción, capaz de lanzar destellos dorados sobre la noche del Bósforo”. También se conoce como la Torre de la Doncella por una antigua leyenda que coloca en la construcción a un sultán, una maldición y una princesa. 
El entorno volcánico en el que se ubica convierte al Faro de Akranes (Islandia) en el tercero del podio y la selección se completa con edificios que serpentean la costa en Inglaterra, Canadá, Australia, Alemania, Estados Unidos, Uruguay, Irlanda, Francia y Japón. 
Traveler titula al reportaje “Los faros más espectaculares del mundo” y alude al hecho de observar el poderío del mar en la soledad transparente de un fanal como una experiencia “sobrecogedora”. Ellos no hacen más que recordar la fuerza de la naturaleza y la fragilidad del hombre, recuerda. Y es por eso que los faros guían a los marineros en su lucha contra las olas para acompañar el último tramo o el primero. La revista invita a los lectores o usuarios de su web a que los visiten y pongan en práctica su alma de marineros subiéndose a los 15 para divisar desde lo alto playas idílicas o acantilados vertiginosos, y sobre todo, viento con sabor a sal. 
Los 234  peldaños de la Torre aseguran esas sensaciones, desde un enclave único y rodeada de verde. Con la bahía coruñesa de fondo, uno puede contemplar las rías de Sada y Betanzos, Ares y Ferrol y hacia el oeste, las islas Sisargas frente a Malpica. Si bien por el día se recomienda su visita por las vistas, de noche la Torre gana vestida con linterna. Cada 20 segundos, emite un grupo de cuatro destellos con un alcance de 27 millas para dar señales sonoras en caso de que toque una jornada con niebla.

Comentarios