El traslado del área de Regeneración Urbana sigue sin fecha por dos trámites pendientes con la Xunta

Patrimonio descartó el proyecto inicial porque implicaba cambios en el aspecto del edificio | pedro puig

El espacio reservado para dependencias municipales en el edificio de la Fábrica de Tabacos sigue vacío meses después de que los trabajadores de Justicia se instalaran en el resto del inmueble.

El espacio reservado para dependencias municipales en el edificio de la Fábrica de Tabacos sigue vacío meses después de que los trabajadores de Justicia se instalaran en el resto del inmueble. El concejal de Regeneración Urbana y Derecho a la Vivienda, Xiao Varela, asegura que la intención del Ayuntamiento es centralizar todos los departamentos de su área en esa ubicación y acusa a la Xunta de mantener “paralizado” ese proyecto. Sin embargo, fuentes del Gobierno gallego afirman que los dos trámites que están pendientes para autorizar el traspaso del espacio se han retrasado por culpa del Ayuntamiento.

Todavía no hay fecha para que los funcionarios y altos cargos del departamento de Urbanismo se muden a la nueva sede de la Fábrica de Tabacos. Y a la vista de los cruces de declaraciones de las dos administraciones implicadas, la local y la autonómica, parece que el inicio de las obras que tiene previsto realizar el Ejecutivo municipal en el edificio podría alargarse en el tiempo.
El responsable de Regeneración Urbana, Xiao Varela, culpaba de la situación a la Xunta en la presentación de las oficinas de rehabilitación este miércoles. En unas declaraciones que pasaron casi desapercibidas el edil comentó: “Estamos pendentes unha vez máis da Xunta de Galicia que ten paralizado” el traslado.
Así se refirió a los dos frentes que siguen abiertos. “Por un lado estamos con Patrimonio” y por el otro “intentando aclarar a titularidade desa parte do edificio”. En cualquier caso defendió que la Marea está “redactando o proxecto” para unificar todos los departamentos, incluidas las nuevas oficinas provisionales de la estación de autobuses en el mismo lugar. Ante estas acusaciones y a preguntas de este diario, fuentes del Gobierno gallego puntualizaron algunas cuestiones.

Cláusula en estudio
La confrontación por el tema del local viene de lejos, pues el Ayuntamiento ya había reclamado a la administración gallega unas obras en el local que no eran lo que inicialmente se había contemplado en el acuerdo.
Sin embargo, una vez superada esa fase, afirman que el gabinete jurídico está estudiando la cláusula que pretendía imponer el Ayuntamiento en el acta de entrega de las llaves de esa parte de la antigua fábrica. Respecto al documento que se les facilitó al parecer presentaron otro “cunha variante económica” que tuvo que ser enviado a los especialistas para que lo estudiaran con detenimiento, ya que a priori el convenio de cesión de la propiedad ya indicaba que el Consistorio tendría ese espacio.
Además, también protegía el derecho del municipio a recuperar la titularidad de todo el inmueble en el caso de que se pretendiese dedicar a otros usos que no fueran los judiciales. Por ello el trámite se encuentra en pleno proceso de resolución.
En el caso que implica a la Dirección Xeral de Patrimonio, las mismas fuentes concretaron que la Marea presentó un proyecto de reforma el septiembre que “propoñía unha serie de cousas que tiveron un informe desfavorable” porque implicaban cambios estéticos en el exterior de un edificio protegido. Esa resolución llegó en octubre y se le pidió una modificación del plan que no ha llegado todavía. De alguna manera, desde San Caetano consideran que el culpable último del gran retraso que lleva la habilitación de la instalación municipal se debe únicamente a Marea Atlántica. l