domingo 17.11.2019

Tranvías claudica y acepta una subida del billete ordinario de siete céntimos

La Compañía de Tranvías dio su visto bueno a la propuesta del Ayuntamiento para que el billete ordinario cueste el próximo año 1,27 euros, cuatro céntimos menos de lo que pretendía la concesionaria del servicio en base a la fórmula polinómica que rige la concesión. Faltan por conocer la subidas del bonobús general y social, que el gobierno local asegura que estará también cuatro céntimos por debajo de la real. La Concejalía de Tráfico logró cerrar, además, los precios para el sector del taxi, que se incrementarán algo más del 2,5%.
Un bus urbano circulando por la vía prioritaria vigilada de Federico Tapia	pedro puig
Un bus urbano circulando por la vía prioritaria vigilada de Federico Tapia pedro puig

Un viaje en bus urbano costará el próximo año 1,27 euros. El Ayuntamiento cerró ayer con la Compañía de Tranvías el precio del billete simple, que subirá siete céntimos con respecto a la tarifa actual –1,20 euros–. Se trata de la tasa que el gobierno local había propuesto a la concesionaria del servicio, ya que esta última pretendía elevar el coste por trayecto a 1,31 euros.

La empresa hizo sus cálculos para el próximo año utilizando el mecanismo que se fijó en 1986 en el contrato de concesión para la revisión de precios. A la tarifa del 1,20 euros le sumó los cuatro céntimos que se había comprometido a asumir con el Ayuntamiento durante este ejercicio, y el porcentaje que le correspondería por el incremento del IVA desde el 1 de septiembre. A partir de ahí, aplicó la famosa fórmula polinómica de los ochenta, y obtuvo como resultado que el billete debería costar 1,31 euros, once céntimos más que ahora.

El Ayuntamiento aún negocia que no se repercutan los cuatro céntimos que asume en futuras revisiones

Tras debatirlo con el Ayuntamiento, Tranvías aceptó ayer asumir de nuevo otros cuatro céntimos de la tarifa ordinaria en 2013. Según la concejala de Tráfico, Begoña Freire, el gobierno local continua negociando con la concesionaria para que esa rebaja de cuatro céntimos en el billete ordinario sea permanente, es decir, que “el usuario ahorre ese dinero en todas las revisiones que se tienen que realizar cada año hasta la finalización de la concesión actual”.

Lo que todavía no se ha dado a conocer es el precio de las tarifas que se pagan con la tarjeta Millennium, aunque, según manifestó la concejal, también habrá subida. Ahora el bonobús general cuesta 75 céntimos, el escolar 30 céntimos y el universitario 27 céntimos. Desempleados, jubilados y discapacitados pagan 30 céntimos por cada viaje. A ninguna de las tarifas se le aplicó la subida del IVA en septiembre.

El año que viene, el Ayuntamiento le otorgará siete millones de euros a la compañía para subvencionar el transporte de viajeros, un millón más que el previsto en un primer momento en los presupuestos municipales para 2012.

 

negociación

El gobierno local lleva varias jornadas de negociaciones con los responsables de la compañía que dirige José Prada. A última hora de ayer la concesionaria todavía no había respondido a la petición de la administración municipal para que la empresa asuma esa rebaja de cuatro céntimos en todas las revisiones anuales de los precios. En el Ayuntamiento se muestran satisfechos con la rebaja de cuatro céntimos sobre el incremento inicial que solicitaba la adjudicataria del servicio para 2013. Recuerdan, además, que a lo largo de este año, la empresa ya se hizo cargo del coste de un millón de transbordos, que no tuvieron que pagar los usuarios del transporte pública.

En la administración local hacen referencia también a la incorporación de ocho nuevos autobuses a finales de septiembre, que permitieron renovar parte de la flota con la que cuenta la Compañía de Tranvías en la ciudad.

Comentarios