martes 20/10/20

Tranvías afirma que cumple de forma estricta las normas de seguridad

Algunos usuarios exponen en redes sociales sus quejas por “aglomeraciones” y falta de mascarillas
Tranvías aclara que sus vehículos ofrecen seguridad a los usuarios | PEDRO PUIG

Las redes sociales amanecieron ayer con quejas de varios usuarios por el malestar que les supone la alta cantidad de personas que viajan en los autobuses e, incluso, por el mal uso de las mascarillas durante los trayectos. Ante estos mensajes y para aclarar que no hay ninguna falta de seguridad en el medio de transporte público, la Compañía de Tranvías aclara que todos sus vehículos cumplen con las medidas de prevención frente al coronavirus y que siguen de forma estricta la normativa y los protocolos de seguridad.

Para evitar una alta ocupación de los autobuses, Tranvías indica que “se están aplicando refuerzos y vehículos articulados en aquellas líneas y horas con mayor ocupación, incluida la línea 6, si bien estos buses pueden ser sustituidos por labores de mantenimiento o para cubrir otras líneas con especial ocupación actualmente, tal y como puede ser el servicio de verano a la playa de Santa Cristina en el 1-A”.

Si bien el servicio de transporte público funciona con total normalidad de horarios y con el 100% de su ocupación permitida, desde la compañía recuerdan que se sigue el control permanente de la ocupación de los vehículos, además de la desinfección exhaustiva, mamparas de protección en la cabina del conductor y gel hidroalcohólico a disposición de los usuarios.

Las mascarillas

Los usuarios que han demandado mayor control a través de las redes sociales destacan el problema que se produce sobre todo en los trayectos realizados en hora punta, como es el caso de la línea 6 a primera hora de la mañana. La labor de las personas que suben a bordo de los autobuses es respetar el uso de la mascarilla en todo momento y, si se detectan irregularidades por parte de algunos usuarios, se procede a notificar a las autoridades competentes y fuerzas de seguridad. De esta forma, desde Tranvías apelan a la responsabilidad de los ciudadanos a mantener el orden y las normas en todo momento para evitar riesgos de contagio.

El transporte público fue precisamente el primer espacio en el que se estableció el uso obligatorio de la mascarilla debido a su reducida capacidad de establecer distancias sociales. La Compañía recuerda, por último, que los desplazamientos suelen ser trayectos cortos, con menor dificultad para el uso de la mascarilla. l

Comentarios