lunes 25.05.2020

El tráfico de mercancías vuelve a caer en el Puerto por el cierre de Meirama

El movimiento de cereales, carburante y pescado funciona con total normalidad en las instalaciones
Enero y febrero dejan un balance negativo para el Puerto de A Coruña | patricia g. fraga
Enero y febrero dejan un balance negativo para el Puerto de A Coruña | patricia g. fraga

No es un buen año para el Puerto de A Coruña, al menos en cuanto a los resultados publicados ayer que reflejan el tráfico portuario durante los meses de enero y febrero. En cuanto a este último, la variación con respecto al mismo mes del ejercicio anterior supone un descenso del 27%. La situación actual podría llevar a pensar que el coronavirus tiene algo que ver, pero, lejos de la realidad, el principal motivo es el cierre de la central térmica de Meirama.

La cantidad de carbón que antes se importaba para abastecer a la central de Cerceda ya no llega al Puerto, por lo que el descenso se traduce en los resultados negativos del balance mensual. Así, A Coruña pasó de algo más de 2,5 millones al inicio del año pasado a sobrepasar 1,8 millones de toneladas, un 27,37% por debajo.

Graneles esenciales

Lo que sí se mantiene en las estadísticas es el tráfico de graneles esenciales, como el pescado, el carburante y los cereales para el abastecimiento animal. Pese a la crisis que atraviesa España, el presidente de la Autoridad Portuaria coruñesa, Enrique Losada, envió el pasado 27 de marzo una carta a las instituciones y empresas que operan en el Puerto, así como a los trabajadores del organismo público para trasladarles su reconocimiento por el esfuerzo que realizan estos días. “Sin exclusiones, la Autoridad Portuaria quiere reconocer y agradecer una vez más la dedicación y el trabajo de todos los que, en estos días, aportáis lo mejor de vosotros mismos para que el Puerto de A Coruña siga cumpliendo su cometido de servir a la sociedad”, dice el documento.

Fuentes de la Autoridad Portuaria reconocen que se han adaptado a la perfección según las medidas anunciadas por el personal sanitario y que mantienen el protocolo que ya explicaron la pasada semana, como el nuevo horario y funcionamiento de la lonja, que, para evitar contagios, ha cambiado su funcionamiento y sus accesos a las instalaciones.

En cuanto al futuro y lo que va a ocurrir una vez termine el estado de alarma y se recupere la normalidad en la actividad, desde el Puerto de A Coruña se muestran esperanzados, pero prefieren no pensar en cómo va a afectar a sus resultados, ya que, como indican, “es impredecible”. Para paliar la falta de carbón, sin embargo, se están estudiando otro tipo de tráfico de mercancías que podría llegar en un futuro cercano.

Comentarios