miércoles 21/10/20

Los trabajadores de Cespa piden que se cierre Nostián por ser peligrosa

A decir de los trabajadores de la empresa de recogida de basuras, Cespa, la planta de reciclaje de Nostián es un lodazal donde las ruedas de los camiones de recogida de basuras puedan patinar y provocar un accidente en cualquier momento.

Imágenes de los deshechos que rebosan los fosos
Imágenes de los deshechos que rebosan los fosos

A decir de los trabajadores de la empresa de recogida de basuras, Cespa, la planta de reciclaje de Nostián es un lodazal donde las ruedas de los camiones de recogida de basuras puedan patinar y provocar un accidente en cualquier momento. Han pedido a Inspección de Trabajo que revise el lugar y, si coinciden en su diagnóstico, lo cierre hasta que se remedie todo, lo que podría ser por solo unas horas o un día.
El problema, según lo explica el presidente del comité de empresa de Cespa, Luis Martínez Castelo, es la basura acumulada, que junto con la tierra forma un fango. “Cada vez que chove, non se pode pasar, se pone perdido”, asegura Martínez, que acusa a la concesionaria de la empresa, Albada, de dejadez por no baldear las instalaciones: “Antes o facían, pero de un tempo a esta parte non”.
La situación es tan grave que los empleados han enviado comunicados tanto a Albada, la empresa concesionaria de Nostián, como al Ayuntamiento, notificándoles lo que está sucediendo, y que califican como “un posible riesgo grave e inminente para la seguridad y salud de los trabajadores que desempeñan las funciones de descarga y vaciado”. Para los trabajadores de Cespa, realizar derrapajes al volante de un camión cargado con toneladas de basura no es plato de gusto y al parecer, hay tanta basura, que es imposible saber cuándo se rueda sobre desperdicios o sobre terreno sólido, en la planta de reciclaje.

fines de semana
El problema empeora, además, los fines de semana y festivos, cuando no existe personal en la planta ni operarios para el tratamiento tanto de los residuos como de los lixiviados que están en la zona de los fosos por donde han de transitar los peatones y camiones, sumándole el riesgo de atropello.
Si Traballo decide cerrarlo (todavía no se sabe cuándo acudirá a revistar las instalaciones de Nostián), eso podría causar graves trastornos en la recogida de deshechos, por eso desde el comité de empresa han querido pedir disculpar a la ciudadanía por las molestias que pueda ocasionar esta iniciativa. Sin embargo, Martínez señala que es la seguridad de los empleados está en juego.

Comentarios