miércoles 25/11/20

Trabajadores de Alcoa consideran "ilegítimo e ilegal" el despido colectivo

El presidente del comité de empresa de Alcoa en A Coruña, Nazario Arias, ha considerado hoy "ilegítimo e ilegal" el despido colectivo que pretende aplicar la empresa, ante lo que el alcalde de la ciudad, Carlos Negreira, ha expresado su deseo de que ésta siga "con tranquilidad durante muchísimos años".

Un grupo de trabajadores participan en una protesta ante la sede de Alcoa en A Coruña.	quintana
Un grupo de trabajadores participan en una protesta ante la sede de Alcoa en A Coruña. quintana

El presidente del comité de empresa de Alcoa en A Coruña, Nazario Arias, ha considerado hoy "ilegítimo e ilegal" el despido colectivo que pretende aplicar la empresa, ante lo que el alcalde de la ciudad, Carlos Negreira, ha expresado su deseo de que ésta siga "con tranquilidad durante muchísimos años".
La multinacional del aluminio Alcoa hizo entrega el pasado 1 de diciembre a los representantes sindicales de una carta en la que expresa su intención de aplicar un despido colectivo en las fábricas de Avilés y A Coruña, que atribuye a la imposibilidad de acceder a una energía a precios competitivos.
Los representantes de los trabajadores del centro de trabajo herculino se han reunido hoy con el regidor en el Ayuntamiento durante dos horas y han valorado de forma "positiva" este encuentro.
La idea, según ha comentado Arias a los periodistas, es intentar que Negreira y el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, "presionen" para cambiar las condiciones de la próxima puja y que la empresa consiga, al menos, los bloques de noventa megavatios que "dan un poco de calma".
"Por lo que nos dice ya han estado haciendo gestiones. Han estado en contacto con el Ministerio de Industria para interesarse por el tema y para preparar una nueva solución", ha añadido.
Los trabajadores piensan que, en la actualidad, Alcoa está "jugando en el límite de la legalidad con la presentación del expediente" que creen que es "ilegítimo e ilegal" y por eso han denunciado el caso ante la Inspección de Trabajo.
Su principal reclamación se basa en que la empresa negocia como si fuese un grupo laboral, mientras que los trabajadores afirman que las factorías de A Coruña y Avilés son diferentes y, por lo tanto, deben negociar por separado.
El otro punto que consideran fuera de la legalidad se centra en el hecho de que la compañía ha transmitido que si la segunda subasta sale como desean, retirarán el expediente, por lo que "no son causas organizativas, como mucho podrían ser económicas, pero no les interesa", ha recalcado sobre la empresa.
El próximo jueves, a partir de las 17.30 horas, los trabajadores se manifestarán entre su centro de trabajo y la sede de Red Eléctrica española, y la siguiente reunión con la empresa la mantendrán el 22 de diciembre en Madrid, después de la celebración ayer de otra que consistió en "seis horas de jugar al frontón, de puro aburrimiento".
Arias se ha quejado de que en estos encuentros la empresa tiene "un despacho de abogados que embarulla bastante las cosas" y por eso deben "estar muy finos con lo que ponen en las actas" porque "te dicen una cosa y ponen otra en el acta".
Por su parte, Carlos Negreira ha mostrado su "total apoyo y compromiso con los trabajadores de Alcoa y con el comité que los representa" y ha afirmado que su "prioridad absoluta son estos cuatrocientos trabajadores".
"Lo que pedimos es que se pusiese en marcha esta segunda subasta que no estaba prevista. Que se haga antes del 31 de diciembre y que permita a Alcoa tener unas condiciones similares a las que tenía ahora. Nuestra intención es desactivar este expediente de despido colectivo con unas condiciones que permitan producir en los mismos términos que en 2014", ha indicado.
Espera "que Alcoa pueda producir aluminio en A Coruña con tranquilidad y durante muchísimos años" y ha señalado que el sistema actual "no satisface las necesidades de la industria", por lo que hay que "perfeccionarlo" de forma que "no estemos año a año con este problema sino que tengamos una solución que nos permita trabajar a medio y largo plazo".
La portavoz socialista, Mar Barcón, ha reprochado a Negreira que haya tardado más de veinte días en recibir a los trabajadores de Alcoa, cuando apenas hay tiempo para reaccionar.
Considera que el alcalde se ha puesto de perfil ante los problemas de la ciudad y desapareció el mismo día que se conocía la amenaza de cierre de Alcoa, dejando en vilo a cuatrocientos trabajadores, ha concluido.

Comentarios