viernes 4/12/20

La Torre de Hércules reabre sus puertas rozando el lleno en todos sus turnos de visita

En el interior del faro solo pueden entrar, de manera simultánea, quince personas y un guía por hora
La Torre de Hércules volvió a ser un ir y venir de gente | Pedro puig
La Torre de Hércules volvió a ser un ir y venir de gente | Pedro puig

Hace una semana, emblema de la ciudad, la Torre de Hércules, celebrara sus once años como Patrimonio de la Humanidad bajo la lluvia y con sus puertas cerradas. Pero la de ayer fue una jornada bien distinta, soleada y bañada, sí, pero de gente, que logró ocupar las plazas de todos los turnos de visita durante su reapertura.

Y es que el faro romano, y su museo, abrieron de nuevo sus puertas ayer tras casi cuatro meses cerradas. La pandemia del coronavirus que obligó a encerrarnos, a la Torre también, ha hecho que sean necesarias unas ciertas medidas de seguridad para adentrarnos en su interior, como la limitación de aforo, ya que sólo pueden entrar de manera simultánea quince personas y un guía cada hora.

Esto quiere decir que cada hora sólo cuenta con una visita de quince personas. En este tramo, entre 40 y 45 minutos corresponden a la propia visita, mientras que los quince restantes son utilizados por el personal para readecuar el interior para los siguientes turnos.

Ayer durante su reapertura se completaron la plazas de prácticamente todos sus turnos, tal y como apuntaba la directora del complejo, Ana Santorum. Indicaba también que, como una de las medidas de seguridad, “todo o mundo debe levar posta a mascarilla”, aunque cuentan con una provisión de estas protecciones para urgencias, aunque matizaba que ayer no fue necesario echar mano de ella.

“Na oficina de Turismo estableceuse unha soa dirección de circulación”, por lo que la gente entraría por la oficina y saldrían por la puerta del Centro de Interpretación y Atención al Visitante (CIAV) de la Torre, “e só pode haber dúas persoas ao mesmo tempo no seu interior, unha comprando entradas e outra informándose”, añadía Santorum. Precisamente, sobre la compra de entradas, aunque se acuda en grupos, como una familia, uno de sus miembros deberá ejercer como “portavoz” para comprar las entradas.

Más elementos 
Explicaba la directora de la Torre de Hércules que se han eliminado los folletos en papel y se han sustituido “por uns códigos QR”, para que los visitantes puedan leer la información en sus dispositivos móviles.

Además, entre las novedades, está la instalación de alfombras desinfectantes para los zapatos, así como la presencia de gel hidroalcohólico.

Comentarios